Looking For Anything Specific?

Header Ads

Ablandando a Babilonia: palabras y sonidos de la historia del reggae en Venezuela


Por María Fernanda Marcano Díaz
@mafermd_

Ablandando a Babilonia alude a la traducción propia que Peter Jonas, a.k.a. Falasha Irie -cubano precursor del reggae en Venezuela- y la banda Onice -pionera del género en el país- hicieron a principios de los '90 de la canción Chant Down Babylon de Bob Marley. Es el título del libro y disco tributo al reggae venezolano que en testimonios de sus exponentes relatan parte de las luchas libradas y por librar del folklore jamaiquino y la cultura Rastafari a lo largo de los años en dicha nación.

El autor del título, Diego Larrique, profesor e investigador de data del género oriundo de Jamaica en Venezuela, plantea el nombre como una invitación constante a accionar, tal cual reza la versión criolla del clásico tema que presentó Onice en un evento tributo a Marley realizado en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg) en 1991, uno de los espacios culturales más importantes de Caracas. 

Actualmente, la versión criolla de Chant Down Babylon es un valioso documento musical del género en Venezuela y significó, a principios de los '90, el inicio de la apertura de espacios culturales para las bandas de reggae que progresivamente fueron ganando tarimas en plazas y universidades; cuando anteriormente sólo se presentaban en sitios nocturnos distinguidos y otros no tanto como bares y tabernas. 

“Es un término muy acertado porque no dice "se ablandó a Babilonia", sino que "estamos ablandando a Babilonia". Así como dice la canción: "vamos a consumir a Babilonia una vez más / Vamos a ablandar a Babilonia una vez más". Todo ese trabajo es el trabajo de una cultura que en nuestro país está "ablandando a Babilonia realmente y sobre todo en el ámbito del reggae y de estos géneros negros. Por supuesto, no es la única que ablanda a Babilonia pero nos pareció que calzaba muy bien con la historia del reggae nacional y además era muy nuestra por estar relacionada con bandas nacionales”, comentó Larrique, quien actualmente prepara una tesis doctoral titulada Dreads de Acá.  Desarrollo y Recepción de Rastafari en Venezuela.

Además del propósito documental, el título pretende ser un punto inicial de reflexión respecto a los estigmas sociales que en el pasado y en el presente rondan en torno a la música reggae y a Rastafari en Venezuela; lo que en consecuencia ha dificultado el reconocimiento de los derechos civiles y culturales de esta comunidad.

“La historia que narra el libro da cuenta de esas luchas y de esos derechos que hubo que ir conquistando poco a poco en el caso nacional, un poco en relación a la conquista de espacios y también a la conquista de una narrativa relacionada al reggae, a Haile Salassie, a Etiopía, a una nueva cosmovisión religiosa y una nueva narrativa social que incluso representa una forma distinta de comer, pensar, vestirse y hablar”, apuntó Larrique sobre el título, que es  parte de la Colección Memoria y DD.HH. de la ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea).

Escenario del Bob Marley Tribute, gira que recorrió el mundo y reunió a Rita Marley, The Wailers, Pato Banton, Inner Circle y Big Mountain para homenajear a Bob. La Rinconada, Venezuela, 1995.

Reggae en Venezuela, música de historia colectiva

Aunque Ablandando a Babilonia no es un relato con una cronología rígida, repasa la historia del reggae nacional desde los '60, cuando se escucharon en Venezuela influencias del ska y el rocksteady  introducidas por el músico Hugo Blanco, quien como productor de la banda criolla Las Cuatro Monedas y junto a ellos, fue precursor en la interpretación de los ritmos jamaiquinos en el país.

Igualmente, registra parte de lo que le sigue a este inicio que trae a escena a  Pedro Pérez Show y su canción Camino a Jamaica en 1982; Henry Stephen, con sus versiones en español de Redemption Song  y Bad Card, grabadas en Jamaica; Colina con su cásico Es Reggae, que fue versionado por Zion TPL y bandas clásicas como Dur Dur Reggae, Jah Jah Children y Pirámide. Por supuesto, figura también la historia de gran parte de sus más reciente bandas y exponentes, repasando eventos como el Suena Caracas y la situación actual de la escena del reggae en el país.

Al respecto, Larrique valora la historia del reggae en Venezuela como una en la que no hay sólo un protagonista sino un trabajo colectivo forjado en 50 años e inicialmente plasmado en estas 240 páginas, las cuales pretenden ser el germen de futuros proyectos que puedan dar continuidad y amplitud documental a este primer registro.

“Con Ablandando a Babilonia se trató de contar una historia de todos nosotros. Creo que estuvo bien aunque tuvo sus resistencias. Siento que en el reggae nacional no hay ninguna figura central, ícono, mito o hito al que tengamos que seguir y mirar. Ha sido algo más colectivo. He sentido lo mismo con los relatos y testimonios. Algunos son interesantísimos desde el punto de vista religioso, otros desde lo práctico de cómo se hacían los conciertos, otros en términos de reflexiones sobre un periodo. Una de las cosas por las que me siento más contento de haber hecho el texto es que no es sólo sobre un músico. Tampoco es un quién es quién del reggae nacional”, explicó.

Cuatro episodios más un disco tributo

Ablandando a Babilonia cuenta con cuatro capítulos: el primero sobre la historia del reggae y Rastafari. El segundo relata el arribo del reggae a Venezuela; mientras que en el tercer apartado registra conversaciones con George Dread Castillo, conductor del programa radial Desde El Ghetto, que ha estado al aire por más de 20 años; y en el mismo tono, con Ras Banjamin Malik Zadek, de la banda devocional Bathawi, quien relata las experiencias de las primeras casas Rastafari en Venezuela y cómo desde ahí se originaron las primeras bandas de reggae. Hay un  capítulo final llamado Ganja Tunes en el que, precisa el autor, se aborda el tema de la marihuana como un elemento característico de la cultura y del discurso narrativo del reggae. “Es interesante porque desde las primeras menciones que eran muy subliminales y disfrazadas se ha pasado a una narrativa frontal del uso y el uso lírico de la marihuana en las canciones de una manera muy fuerte y si hay algo que es característico de esta cultura es la marihuana. Aunque sigue siendo muy estigmatizada también empieza a haber una perspectiva distinta. Esto está pasando en el mundo entero pero el reggae y rasta tiene una narrativa que ha ayudado a que eso suceda. Yo siento que quien oye reggae está Ablandando a Babilonia todos los días”, comenta Larrique

Onice, una de las bandas que conforma históricamente el circuito reggae venezolano

El compilado se completa con un disco tributo a la tradición del reggae en Venezuela, producido por Dr. Norrys y Raúl Guzmán, bajo y voz de Dur Dur Reggae, cuyo promocional La Plegaria del Rastaman, de la banda Yakoana, pioneros del roots nacional, ya fue lanzado y es parte de un conjunto de 13 tracks que rememoran el sonido de bandas emblemáticas en esta historia. 

El compilado estará disponible en físico para Venezuela, donde no tendrá valor monetario pues se intercambiará por fármacos, ya que está enmarcado en el programa Música por Medicinas, promovido por Provea y Redes Ayuda para abordar, con el apoyo de los artistas, la emergencia humanitaria que sufre el país.

La versión digital con la misma diagramación del impreso estará disponible en la página web de Ablandando a Babilonia, próxima a ser lanzada en la red; además de archivos fotográficos y entrevistas sin editar.

---


Publicar un comentario

0 Comentarios