Looking For Anything Specific?

Header Ads

Los 20 mejores bateristas de la historia del reggae


Por Bruno Miquitiansky
@BMiquitiansky

Un buen tema de reggae se caracteriza por la perfecta comunión entre dos instrumentos fundamentales del género: bajo y batería. Un buen baterista debe tener firmeza y seguridad, saber dónde tocar y dónde hacer silencio, pero sobre todo ser un buen oyente. Si bien en la actualidad las máquinas han ganado terreno creando loops totalmente artificiales, el pulso del hombre lo hace irreemplazable a la hora de conectar lo más profundo de la raíz africana del estilo. En Revista Cool Ruler decidimos ponerle nombre y rostro a los encargados de llevar el tiempo y el swing. Este es nuestro ranking de los mejores y más influyentes bateristas del género. ¡Contamos cuatro y arrancamos!

20. Walter Araña Arricau

Así como los bateros de la vieja escuela de Jamaica paseaban por todos los estudios de la isla grabando con infinidad de artistas, el Araña ha sido uno de los bateristas más influyentes de la escena local, tocando y grabando con grandes músicos del reggae argentino. Dancing Mood, Los Leones Flacos, Cuatro Varas, Spiritual Reggae Band, Fausto y Banda Cuenco, Alika y HumanIDub son sólo algunas de las tantas agrupaciones en las que dejó su huella. 

19. Guillermo Dr. Traska Riani

Fundador de grandes bandas nacionales como Sinsemilla y Resistencia Suburbana, Traska es fundamentalmente reconocido por sus pares como un pilar de los parches reggae argentinos. Fue quien rockeó la bata del estilo en nuestras tierras de la mano de Resistencia. Usa la baqueta de la mano izquierda al revés, lo que le dio un sonido característico al golpe del redoblante, logrando un sonido bien power. Tiene su propio laboratorio de riddims con la colaboración de infinidad de músicos locales y latinoamericanos, además de haber conducido programas de radio, convirtiéndose también en un difusor del género.

18. Kirk Benett

Sabemos que el reggae en Jamaica ha cambiado y mucho. La escena dancehall domina casi por completo. Bueno, Kirk es el referente actual de esta nueva oleada de la música de la isla y sabe interpretarlo muy bien. Pero además, es un gran productor y en Jamaica es indiscutido su desempeño en la bata. Sin embargo no se encasilla en el dancehall ya que ha girado con otros grandes músicos como Beres Hammond.

17. Germán Bonilla

Personalmente creo que es uno de los más prolijos para tocar en vivo. Dueño de un tempo y un groove envidiables. Germán está hace más de 20 años al mando de la banda de Nonpalidece. Su simpleza crea una base muy bailable pero también sabe dónde meter breaks que parten a la mitad el tema y le dan otro aire.

Germán Bonilla, baterista de Nonpalidece

16. Glenroy Washington

Si bien a lo largo de su carrera musical estuvo más al frente del micrófono que detrás de los parches, sin dudas es uno de los grandes productores de la música de Jamaica. Sus años de trayectoria y giras hacen de este muchacho uno de los que más saben cómo se debe grabar y microfonear una bata (fundamentalmente si querés provocar que el riddim te haga mover). Grabó para The Avengers, The Titans y Happiness Unlimited en la primera oleada del early reggae. Más tarde, al emigrar a Estados Unidos para trabajar con Stevie Wonder, siguió tocando simultáneamente para Leroy Sibbles, Shinehead, Junior Reid, Gregory Isaacs, Sister Carol y muchos otros. Su voz fue comparada con la de Beres Hammond y grabó y produjo más de 150 álbumes.

15. Ludovid N'Hollé

Uno de mis favoritos. Se hace cargo de los platos y los fierros de Tiken Jah Fakoly. Si bien no grabó los primeros discos del marfileño (Cours d'historie, Le Caméléon y Françafrique, ¡discazos!) podés partirte la cabeza viendo su desempeño en el DVD Live á Paris. Supo bajarle los bpm a los temas originales y darles el groove necesario para flotar. Sus conocimientos y técnica son estrictamente de ritmos africanos pero a la hora de ponerle base al reggae de allá lo hace como pocos. De los contemporáneos, uno de los mejores.

14. Earl Douglas

Es uno de los pocos bateristas y percusionistas de reggae premiados con un Grammy, pero es mucho más conocido por su trabajo como batero, percusionista y director de banda en Toots & The Maytals. Su carrera recorre más de cinco décadas como uno de los bateristas más grabados del reggae. El periodista de música e historiador del género David Katz lo describió como "el baterista más confiable". Douglas trabajó con Bob Marley, Bonnie Raitt y Eric Gale. También ha estado de gira con los Rolling Stones, Willie Nelson, Dave Matthews Band, The Who, Eagles y Sheryl Crow. Otro que se sale del libreto estricto del reggae pero que la tiene atada como pocos.

13. Wilburns Squidly Cole

Con sólo 13 años, Squidly se metió en la historia grande de la música de Jamaica al grabar clásico hit Black Roses de Barrington Levy en el Channel One, y sin dudas eso dejaría una huella en él para siempre. Más tarde tocaría con los Melody Makers y con el tiempo se convertiría en el baterista de los hermanos Marley, grabando discos para Ziggy, Stephen y Damian, además de una larga lista de artistas de la isla. Squidly también figura en discos de artistas como Lauryn Hill y Amy Winehouse. Un verdadero todo terreno. 

12. Angus Drummie Zeb

Gran baterista de los británicos Aswad, quien además de llevar los tiempos de la banda también supo hacerse cargo de la voz en muchos registros de estudio. Otro de los grandes músicos que aportó su experiencia en otros géneros musicales para llevarlos perfectamente al ritmo del reggae. El hit Shine combina el roots, el dancehall y el rub-a-dub y él los traslada a la bata de manera impecable.

11. Mikey Boo Richards

Es hijo del baterista Leonard Richards, quien fuera profesor y mentor de muchos bateros de la isla, incluyendo a Lloyd Knibb como su alumno predilecto. Boo tocó con Mighty Diamonds, Jimmy Cliff, Culture, Third World y Horace Andy, entre otros. Aunque nunca salió de gira con Bob Marley, grabó varios discos en Tuff Gong y luego del asesinato de Carlton Barrett, Boo se convirtió en el nuevo baterista estable de The Wailers.

Michael Boo Richards

10. Sebastián Sebolla Paradisi

Sin ningún tipo de oposición, por lejos, uno de los bateristas más grossos del reggae argentino (y por qué no, latinoamericano). Supo ponerle base a los hits más grandes de Los Cafres. Es muy notable la evolución en su set de batería a medida que fueron pasando los años y los discos. Bongos, panderetas, timbales, rototones, tambores Nyahbinghi, djembés, parches electrónicos y octapads, todos formaron y forman parte de su sonido particular. Con breaks complicadísimos y hasta el rulo más sutil, Sebolla es un espectáculo en sí mismo. Actualmente, trabaja en su proyecto Klub con un dream team de músicos locales además de producir su propia clínica de batería.

9. Carlton Santa Davis

Uno de los bateros de la vieja escuela que aún sigue en carrera. Ha tocado y grabado con infinidad de artistas. En sus comienzos, con Soul Syndicate y The Aggrovators, luego se alejó de los Roots Radics (reemplazado por Style Scott) para hacer una gira con Peter Tosh. También giró y grabó con Jimmy Cliff, Burning Spear, Big Mountain, Black Uhuru y Bob Marley. Supo adaptar muy bien el sonido de los platos voladores (hi-hat abierto muy sutilmente). Trabaja habitualmente con Ziggy Marley

8. Boris Bilbraut

Fue durante muchísimos años baterista de Cultura Profética, poniendo no sólo su experiencia en el instrumento sino también en la voz de muchos temas. Basta con escuchar el tributo a Bob Marley grabado en 2007 para simplemente cerrar los ojos y escuchar timbres del mismísimo Bob. Boris es de los más versátiles bateros del género y sabe combinar muy bien otros como el hip-hop y el dubstep. Algo tan complicado como tocar y cantar a la vez, Boris se encarga de hacerlo parecer simple. Un crack.

7. Wayne C# Elvis Clarke

Comenzó su carrera musical cuando todavía era un pibe en la banda The Wright Brothers, a los 14 años. Clarke posteriormente siguió tocando con The Hot Peppers Band en el circuito hotelero jamaiquino por algunos años hasta que se trasladó a Kingston en 1995 donde se sumó a un grupo llamado Chalice. Con ellos grabó álbumes como Lay Your Troubles y Chalice Let It Play. Se convirtió en un batero sesionista muy conocido en la capital después de trabajar con una multitud de artistas como Alpha Blondy, Bernard Laviliers, Pier Pol Jak y el por entonces nominado al Grammy Buju Banton, por nombrar sólo algunos. Clarke siguió haciendo sesiones hasta 1998 cuando se fue a trabajar con Jimmy Cliff para grabar Journey Of a Lifetime y Humanitarian. Siguió durante algunos años de gira con Jimmy hasta que se cruzó con Steel Pulse. Con ellos grabó African Holocaust, también nominado al Grammy. Clarke regresó a Jamaica y siguió grabando hasta 2005 cuando retornó a la banda de Birmingham.

Wayne Clarke, responsable del ritmo de Steel Pulse

6. Leroy Horsemouth Wallace

Quizás lo reconozcas más por haber sido el protagonista de la icónica película de 1978 Rockers, que como pocas veces puso a un batero en el centro de la escena. Leroy comenzó su carrera musical en la Alpha Boys School. Posteriormente grabó varios discos como sesionista en Studio One para artistas como Burning Spear, The Gladiators e Inner Circle. Se le suele atribuir el sonido del clásico bombo en negra que le da una característica más bien rockera junto con el redoblante. Si él no fue quien lo inventó, definitivamente fue quien mejor lo supo llevar con firmeza y pulso.

5. Lloyd Knibb

El Sr. Ska de la batería. Desde temprano, el jazz, el mento, el swing, el mambo y el bolero fueron los ritmos que nutrieron su oído. Fue músico sesionista del saxofonista y trombonista Val Benett, tocando en orquestas de jazz para los gringos que visitaban Jamaica. Esto le permitió trascender en la música de la isla. Su estilo impregnó a toda Jamaica y fue el referente indiscutido en el nuevo género que nacía a principio de los '60: el ska. Don Drummond, Ernest Rangling, Tommy McCook, Baba Brooks, Raymond Harper y Roland Alphonso son algunos de los músicos que se vieron beneficiados por la innovadora iniciativa de Knibb. Lo más difícil que hacía Lloyd era combinar la amplia apertura del hi-hat logrando el clásico sonido jazzero (el típico tresillo sobre la campana del hi) y a la vez el bombo en contratiempo y sincopado, lo que junto al bajo de Lloyd Brevett lograba el frenético ritmo de Skatalites que recorrería la isla y el mundo entero.

4. Lincoln Style Scott

Cuando hablamos de bases poderosas en el reggae, aparte de los viejos Sly & Robbie, el dúo conformado por Lincoln Style Scott y Errol Flabba Holt fueron de los más grabados en Jamaica. Style, que tomó muchos de los rudimentos de Sly, introdujo un sonido mucho más rockero a la clásica batería del reggae. Sus bombos en negra junto a las increíbles líneas de bajo de Flabba hacían irresistible el movimiento del cuerpo. Pero además, su clásico rimshot (golpe entre el aro del redoblante y el parche que logra un sonido seco y potente) hacía de sus bases las más potentes de la isla. Nuestro querido Cool Ruler le regaló un set de batería porque quería a los Roots Radics como backing band y así fue que grabó clásicos como Night Nurse o My Number One, entre otros. 

3. Carlton Barrett

Cualquier batero que toque reggae seguramente endulzó sus oídos con los parches de este muchacho. Legendario baterista de Bob Marley & The Wailers, tanto en estudio como en vivo, fue el que más popularizó el ritmo one drop y supo llevarlo alrededor del mundo de la mano del king. Junto a su hermano Aston FamilyMan Barrett en el bajo formaron una poderosa dupla. Su particular forma de afinar bien agudo el redoblante, casi como un timbal, y sus sutiles variaciones entre el bombo y el redoblante hacían que un ritmo simple se volviera complejo. Desarrolló trabajadas variaciones en el hi-hat, como por ejemplo en Positive Vibration, y es con certeza uno de los bateros más pop de la historia del reggae.

Carlton Barrett

2. Winston Grenan

El padre del swing reggaero. Es el responsable de que las baterías en el reggae que escuchamos hoy suenen como suenan. Señalado como el creador del patrón rítmico one drop, Winston Grenan supo agregar algo tan simple, pero a la vez complejo, a la música jamaiquina. La particularidad de este ritmo radica en que tanto el bombo como el aro del redoblante caen juntos en el tiempo tres dentro de un compás de cuatro, junto con el hi-hat bien sincopado. Todo lo contrario al rock. Un ritmo surgido de la combinación del ska y el rocksteady, que sin dudas junto al groove del bajo hacen un ritmo super bailable. Fue también un innovador al usar mucho la apertura del hi-hat y claramente su estadía en Estados Unidos hizo que más tarde otros bateros lo tomaran para originar otro ritmo muy particular: el disco. El el batero de Jimmy Cliff en la película The Harder They Come aunque no se lo vea en escena, aunque curiosamente lo podés encontrar en el film 9 Semanas y Media haciendo de las suyas.

1. Sly Dunbar

Sin dudas, el nº 1 de la batería reggae. Junto a Robbie Shakespeare fueron los creadores de grandes riddims y una base muy potente y creativa. Juntos formaron el sello discográfico Taxi Records. Desde chico, a Sly ya le corría el ritmo de los tachos por la sangre y a los 15 años ya tenía su primera banda: The Yardbrooms. Un año más tardes se unió a Dave & Ansell Collins para grabar el álbum Double Barrell. Después de tocar con Mighty Diamonds y I-Roy, Sly conoció a Robbie allá iniciados los '70 en una sesión dirigida por el productor Bunny Lee. A partir de ahí, junto a su socio, grabaron con infinidad de monstruos: Peter Tosh, Grace Jones, Bob Dylan, Black Uhuru, The Rolling Stones, Joe Cocker, Bob Marley, Jimmy Cliff, Burning Spear, entre muchísimos más. Cualquier disco de reggae que escuches tiene un 90% de probabilidad de tener participación de Sly en la batería o la producción. Su capacidad creativa y su groove son únicos. Innovador con su doble golpe en el aro o al combinar silencios, aro y redoblante, fue el primero de los bateros jamaiquinos en incluir parches electrónicos y octapads a su set. Verdadero profesor del género.

Sly Dunbar, para nosotros el mejor batero de la historia del reggae
---


Publicar un comentario

0 Comentarios