Dactah Chando, un artista de alto grado


Por Emma Roots
@suenalaalarma

Por estos días se encuentra en Argentina Dactah Chando, un artista con base en las Islas Canarias que recorre el mundo con su música consciente desde ya hace muchos años. Aprovechamos su visita para conversar con este gran exponente del reggae español que nos deja algunas reflexiones y nos invita a presenciar un show de “alto grado”.

Dennis Brown afirmaba que ningún hombre es una isla. ¿Cómo se aplicaría esto en tu caso?

Es verdad, Dennis Brown tenía razón en que ningún hombre es una isla, pero en mi caso podría decir que me siento identificado con la isla, con haber nacido en una isla y ser isleño. Evidentemente el lugar en el que naces te marca, marca tu carácter, tiene su impronta. Eso es lo que te marca como persona, es tu cultura, es lo que recibes de niño. Y claro, crecer en una isla tiene su cuestión y su particularidad como nacer en cualquier otro territorio. Ni es más especial ni es menos importante. Es diferente.

Imagino que nacer y crecer en una isla trae aparejado por un lado la sensación de encierro, y a su vez las ansias por salir a conocer el mundo.

Sí, claro. A veces tienes la sensación de estar encerrado porque evidentemente al ser un territorio limitado y rodeado de agua y tan pequeñito, evidentemente todo lo que llega allí viene de afuera. Entonces los recursos son limitados en todos los casos. Igual la cultura, también es limitada. Llega lo que llega a Canarias y a Tenerife en especial gracias a que tenemos una industria turística súper importante dentro de Europa; un destino de primer lugar en el continente. Eso hace que llegue muchísima gente, con lo cual la cultura europea llega y todo lo demás también llega. Para nosotros los canarios, en alguna forma también ha sido fácil estar aquí. Porque de alguna manera sin moverte mucho tienes acceso a bastantes cuestiones culturales y eso es interesante. ¡Los argentinos también!, hay muchos viviendo en Canarias.

¿Existe una relación entre Las Canarias y Venezuela?

Sí, muy importante, porque durante la dictadura aquí en España mucha población canaria emigró para tener una mejor calidad de vida. Mis abuelos por ejemplo salieron a Venezuela y a Cuba. Dejaron descendencia ahí, volvieron y ahora gran parte de la familia venezolana ha vuelto a Las Canarias debido a lo que allí sucede. 

¿Cómo ves lo que está pasando en América Latina?

Tú sabes como yo que esto es triste. Me da mucha tristeza y me da pena que a esta altura de la humanidad estas cosas sigan sucediendo y no hayamos avanzado hacia lo que deberíamos, que es una sociedad ecuánime y económicamente sostenible, con buenas oportunidades para todo el mundo. Y simplemente es lo de siempre. Es el pueblo que está más allá de lo presionado. El pueblo estalla, el pueblo se manifiesta y el pueblo quiere que las cosas cambien. Pero claro, se da de frente con los grandes poderes y los intereses económicos que desafortunadamente al tener ese poder económico, tienen también el poder armamentístico y militar que es lo que le da el poder, básicamente. Y esa es la lucha, ¿no?

Desde el arte ¿cómo pensás que se puede dar esa lucha? ¿Crees que existe una responsabilidad para los artistas?

Yo creo que el arte, como una vez la escuché decir a Nina Simone, es una forma de transmisión, y los artistas deben ser consecuentes con el momento en el que están viendo, social, cultural y político. Y deben tener para mí, los artistas y el arte, cierto grado de compromiso. Yo sé que el arte en sus diferentes facetas puede abarcar desde el entretenimiento, la diversión, el humor, etcétera. Pero es verdad que cuando hay momentos para no reírse, hay que no reírse y cuando hay momentos para reírse hay que reírse. Creo que el arte en este caso, o los artistas, deberían básicamente darse cuenta de que el arte y la vida artística y todo lo que rodea eso depende mucho de las libertades, de la riqueza económica que las personas tenemos, porque cuando una persona es libre económicamente puede disfrutar del arte, y gracias a eso pueden haber artistas. Esa sería la primera idea. Pero a partir de ahí, el arte tiene una labor de transmisión de valores y de ideas. Y sobre todo de propugnar los valores humanos fundamentales, más allá de las ideologías políticas. Centrarse más en el aspecto humano real y lógico que nos atañe. Creo que el arte está en relación con eso y surge de eso. Ese es el centro del arte: la humanidad. Por ello creo que los artistas debemos apoyar, en la mediad de lo posible, la expansión de valores y la expansión de ideas positivas que fomenten más humanidad y menos separatismo. 


¿Cómo se nutre tu proyecto musical y artísticamente?

A la hora de componer normalmente reflexiono acerca de lo que te acabo de decir. Para mí es muy importante todo lo que me rodea. Tampoco me considero un profeta ni nada parecido, simplemente trato de juntar ideas, conceptos, valores que me parecen positivos. Todo aquello que siento en mi interior que sean cosas positivas y que puedan servir de ayuda; porque en su momento a mí me han servido de ayuda otras cosas que he visto, que leído, que he escuchado y que han llegado a mi vida, por lo tanto me siento en deuda con eso. Y al sentirme en deuda con eso mi obligación como artista es ser un canal a través del cual trasmitir todos esos valores, ideas y conceptos que nos hacen más humanos. Al margen de mí mismo como artista o como persona, o del yo, o lo que soy yo o lo que represento, que es lo menos importante. Lo más importante es la idea, el concepto que está dentro de la música. Es lo que realmente importa. A mí la música me cambio la vida para mejor, y estoy claro que la música cambia vidas y sirve. Y a través de la música se pueden transmitir muchas cosas positivas. Lo que me nutre, lo primordial, es eso. Y lo segundo es el gusto en sí por la música. A lo que se refiere en términos de producción o de sonoridad, o qué instrumentos sí y qué instrumentos no, cómo hacer las canciones… me gusta la música. Disfruto personalmente de la sensación que me da. Y bueno, me gustan ciertos estilos con los que he estado un poco jugando en los últimos álbumes como el roots. Me gustan esas cadencias, me gusta experimentar con eso. Me gusta el dub también desde hace un montón de tiempo. Y ahora tuve la oportunidad de sacar un disco. 

Guardians of Dub

Guardians of Dub, efectivamente. De todas maneras quiero no fijarme, ni una meta ni un estilo, ni una línea. Prefiero dejar que las cosas vayan evolucionando y coquetear un poco con los sonidos, cosas que me parecen bonitas al oído y experimentar con ellas dentro del reggae. Quizás a lo mejor me voy un poquito a otros estilos, pero tampoco pasa nada. 

La música siempre es una mezcla de algo con otra cosa. Y el reggae no escapa a ello. Se puede apreciar en tu música un “leitmotiv” que es el reggae, pero no dejás de coquetear con otros estilos.

¡Claro! Yo no he nacido en Jamaica, de hecho no he estado nunca allí. Me gusta la música jamaicana. Tengo la suerte y el privilegio de hacer cosas y estar ahí haciendo cositas, pero evidentemente tengo otros antecedentes culturales que me van a dar una personalidad “X”. Eso es lo único que puedo hacer y puedo dar. Yo no puedo hacer otra cosa. Por mucho que quiera y por mucho que me guste la música jamaicana, nunca podré ser jamaicano y tener un flow jamaicano y sonar como un jamaicano. Yo lo único que estoy ofreciendo es otra variedad más, personal, mía. Que si gusta bien y si no, está bien igual. También entiendo a la gente que es un poco más friki de los estilos, y le gustan más ciertos tipos de géneros. Me parece bien, es lícito. Pero trato de no ser un juez al momento de afrontar música o arte. Porque al final, como tu decías, somos producto de la mezcla. Somos producto de la combinación genética de nuestros antecesores que vaya uno a saber de dónde han venido, de aquí y de allá. Y nosotros estamos aquí gracias a esa mezcla. Nuestros platos de comida son una mezcla. Nuestra ropa varía día a día. Limitarse no es bueno. Y los límites ponen barreras, las barreras crean inseguridad,  la inseguridad crea miedo y el miedo crea destrucción. Y así está el mundo. 

En tanto cantante y productor, ¿cuál es el rol en el cuál te sentís más cómodo hoy?

Actualmente estoy en un 50% de producción y un 50% de interpretación. Me gusta tanto producir como cantar. Estoy en la mitad. Estoy involucrado en producciones, me gusta tocar, me gusta producir, hacer las instrumentales y me gusta cantar también. En su momento siempre quise ser productor, nunca quise cantar. Yo era baterista, tocaba, producía, me compré mi estudio y empecé a crear. De repente tenía instrumentales pero no tenía cantante y me pongo a cantar. Después de un par de años de práctica me cuadró y al final me veo más cantando que produciendo. Y estos últimos años he dicho “bueno, voy a volver otra vez a la producción porque me gusta”. Y tengo la suerte de que he participado de la producción de los álbumes, en general. Sobre todo de Global Citizen, de Ansestral, de Sabiduría. Participo en su composición, creo las líneas de bajo, los patrones de batería, las armonías. Luego hablo con músicos profesionales, porque no soy músico profesional todavía, y le digo: “mira, quiero que toques el bajo con esta línea, que toques este patrón de batería, este es el tempo”; y claro, los músicos evidentemente saben tocar y añaden eso que eso tiene dentro sobre lo que yo tengo en mi cabeza y a partir de allí sale todo el trabajo. Eso sería básicamente como es el proceso de producción. 


¿Cuánto lo han aportado a tu trabajo productores de la talla de Roberto Sánchez y Umberto Echo?

Es lo que te digo, ves. Por ejemplo, hablo con Umberto y con Roberto y les digo: “mira, aquí están las demos, yo las hago en casa con algunos instrumentos y ellos las escuchan y yo siempre les digo lo siguiente: la línea de bajo por favor, sí tiene que ser como la que yo he escrito. Porque para mí es súper importante la línea de bajo. La batería, el beat, puede ser igual o puede variar un poco, eso se lo dejo al baterista. Y ya la armonía, la persona que toca los teclados o hace la armonía puede jugar con ello. Pero para mí, hay algo que es fundamental y es la línea de bajo. ¡No me la toquen!" (risas). Y luego ellos tienen un equipo de músicos con los que suelen trabajar. Luego organizan la grabación, graban todo, mezclan. Luego añaden cositas como a lo mejor dobles guitarras, arreglos de teclados, sintetizadores, vientos, arreglos de vientos. Yo no escribo vientos porque no tengo ni idea la verdad. Es sal y pimienta, vale. Ellos le ponen la sal y la pimienta y ya lo dejan el tema ¡pum!, arriba.

¿Con cuál  de tus trabajos discográficos te sentís más identificado?

Considerando que la discografía es un poco diversa, desde el  primer álbum hasta el último. Hay varios saltos estilísticos dentro. Eso ha despistado un poco a la gente que es muy fundamentalista, porque he saltado entre diversos estilos. Yo podría decir que el sonido que más me define, o que me define más como productor y artista de este género es el álbum que se llama Ansestral. Puedo decir que Global Citizen me gusta mucho como está hecho. Para mí es un masterpiece, porque está grabado con todos los músicos en estudio, de una. Bien old school. Pero me quedo con el sonido de Ansestral, es el sonido que más me define.

Estás preparando tu gira por Argentina y en breve ya vas a estar sobre los escenarios en nuestra tierra. ¿Con qué se va a encontrar la gente en esta gira de Dactah Chando?

La gente se va a encontrar con lo que suelo hacer en todos lados. Afortunadamente tengo un set que suena bastante bien dondequiera que voy, porque es una combinación entre analógico y digital. Voy a tener la oportunidad de presentarlo en formato dub-set. Me va a acompañar mi compañero Agus (a.k.a. Combustión Lenta), les voy a relegar los dubs. Vamos a hacer una especie de dub en directo al mismo tiempo que voy cantando con las pistas originales, no sobre un instrumental. Son las pistas originales que suenan y se va a hacer el dub en directo. Y luego vamos a tener un formato banda corta con el bajista y el baterista de HumanIDub. Agus va a estar haciendo las mezclas desde los dubs con las pistas, más el baterista, el bajista y yo. Va a ser una especie de cuestión así digital que está bastante lograda y suena súper bien. Son las pistas completamente originales de los discos, las que escuchan la gente en los álbumes. Por lo menos eso está garantizado. ¿Cómo lo veo? Imagínate, estoy que no lo quiero ni pensar de los nervios que me dan (risas). Tengo muchas ganas de visitar el país. Tengo muchas ganas de conocer y de compartir, porque para todo cantante de reggae en español, evidentemente Argentina es un país referencia. Desde siempre. El reggae argentino siempre ha estado presente en nuestro playlist, es lógico. Argentina ha producido muchos buenos artistas de reggae y sigue produciendo. Es normal. Es un país súper rico culturalmente y en reggae muchísimo más. Imagínate entonces lo que ir a un país que está acostumbrado a tener todos esos artistas propios, tan importantes. Para mí es entre un honor y un privilegio y digo wow, estoy en un sitio en donde la gente sabe lo que escucha, conoce el reggae. Algo que para mí tiene una connotación especial. Es especial porque  tenemos el mismo idioma y podemos comunicarnos. 

Mirá las fechas de las presentaciones de Dactah Chando en Argentina haciendo clic acá.

Publicar un comentario

0 Comentarios