La Pelota Siempre al Bass: Pablo Sánchez


Por Emi Graffignano
@emigraffignano

Retomamos con la sección dedicada a los bajistas. Los dueños del groove de este género que tanto nos gusta. Líder y conductor sonoro en grupos que suelen integrar hasta una docena de instrumentos, el bajo se desliza entre los sonidos rellenando espacios que sólo él puede alcanzar, por su flexibilidad, su frecuencia, su estilo, su cadencia. En esta nueva entrega de La Pelota Siempre al Bass charlamos con un bass soldier de la escena argentina: Pablo Sánchez, comandante de la IsocialZion, la backing que acompaña a todos lados al incansable juglar de nuestro reggae: Dj Nelson.

¿Cuál es la importancia del bajo en el reggae?

Para mí el bajo en el reggae es tan importante como la primera guitarra lo es en el rock. Quizás en un plano diferente ya que las frecuencias graves suenan por detrás de otros instrumentos como el piano e inclusive la guitarra, pero el bajo está ahí, generando un mantra, loopeando una melodía que te eleva aunque no le prestes atención, aún cuando el bajo esté en silencio, siempre está presente. En el reggae las líneas de bajo forman un riff que por repetición se transforma en una base, pero ese riff, en su elementalidad, es similar al riff de guitarras de una canción de rock. La diferencia está solamente en que son dos instrumentos distintos y claramente también en que son géneros musicales distintos. 

¿Cuáles son tus referentes dentro y fuera del reggae?

Dentro del reggae Robbie Shakespeare, Errol Flabba Holt y Aston Family Man Barrett. Ellos son mis referentes por una cuestión de sonido, de composición y por el hecho de sostenerse largo tiempo dentro de una misma escena acompañando a grandes artistas, girando por el mundo, grabando y tocando en vivo como hace 30 años. Por fuera del reggae mis referentes son Duff McKagan, de los Guns'n'Roses por su sonido único de pua; DD Ramone por su actitud punk y su velocidad; y a Krist Novoselic en su época de Nirvana porque tenía algo de ellos dos. Obviamente escucho a muchos más bajistas de bandas legendarias y desconocidas que me gustan mucho, pero en síntesis me quedo ahí.

¿Por qué elegiste el bajo? ¿Cuál es tu historia con el instrumento?

Yo creo que en realidad el bajo me eligió a mí. Empecé tocando la guitarra, pero creo que fue por una cuestión de oportunidades. De donde vengo, en un barrio humilde de trabajadores de Morón Sur, es más fácil cuando sos adolescente cruzarte con una guitarra criolla que con un bajo, un saxo o un piano. Si bien esos instrumentos están, no son tan masivos por decirlo de alguna manera, y a la vez son más costosos y eso hace difícil acceder a ellos. Un día, luego de varios años de ir de banda en banda, faltó el bajista de IsocialZion a un ensayo y ahí ¡zas! agarré el bajo y no lo solté mas. Por las cosas del universo al mismo tiempo trabajaba pintando casas con un bajista de blues con el que charlábamos mientras trabajábamos del bajo, sus técnicas, su sonido, su participación en las clásicas canciones radiales, etcétera. Todo eso me llevó a ir aprendiendo el bajo como se dice “de palabra”, mientras tomaba clases particulares con otros profesores y tocaba en la banda por el conurbano. Luego trabajé de mensajería con la moto donde también mi compañero era un gran bajista. Así que en los ratos libres era hablar de bajistas, bajos y equipos. Esos para mi fueron los hechos que me acercaron al instrumento y hoy en día acá estoy; siendo bajista.



¿Qué sensación te provoca tocar el bajo?

Cuando toco el bajo sinceramente siento que puedo decir cosas que van más allá de las palabras. Entiendo que a la hora de hacer música uno debe elevarse como para poder transmitir, pero justamente eso es lo que me hace sentir genial. Porque elevarse tiene que ver con uno, pero el hecho de transmitir tiene que ver con el resto. Con tus compañeros de tocada y con el público presente que te esté escuchando. Siento que me puedo mezclar con el resto de los instrumentos, con el cantante y a través de eso interpretar lo que siento para emocionar al que esté escuchando. Depende de la canción, puedo sentirme alegre, triste, melancólico o incluso enojado, pero si la pregunta es acerca de la sensación principal, aunque esto recién esté empezando y tenga muchos planes y anhelos por delante, tocando el bajo me siento feliz.

¿Qué es lo más importante a la hora de tocar el bajo?

Empatizar y sentirte bien con el otro. Por ejemplo, en el bajo es súper valorable ir hermanado con la batería. Eso para mí es muy importante porque compartimos la percusión, pero el bajo agrega las notas que la batería no canta para lograr el mantra del que te hablaba al comienzo. También es súper importante estar afinado, ir a tempo, dejar los silencios necesarios para que la cosa tenga groove, el equipo que uses y la ecualización. Pero si sacáramos todo el equipamiento y nos quedáramos con la elementalidad de la cuestión, no te va a quedar otra que tocar con el otro. Yo puedo tocar en mi casa, solo, con un metrónomo, con una batería virtual o incluso puedo cantar el bajo en mi cabeza; pero a la hora de hacer música en una sala o en una actuación en vivo, para mí luego de afinar, ecualizar y chequear la técnica que voy a usar, lo más importante es tocar con el otro.

¿Cuál es la canción que más disfrutás tocar?

Al hacerme elegir una me pones en un aprieto porque la verdad que me gusta tocar música en general, pero para resumirlo te diría que me disfruto mucho tocando Traigo el Edén de Dj Nelson & IsocialZion


Ficha del bajo

Modelo: Fender Japón Reedición del 62 (Crafted in Japan)
Jazz Bass/Precision: Jazz Bass
Año: 1996
Act/Pas: Pasivo

Publicar un comentario

0 Comentarios