18 canciones (y artistas) de 2018 para descubrir


Por Rafael Frías
@rafffrias

Las luces del 2018 se fueron apagando para dar lugar a las del 2019, pero el año saliente nos dejó sus cosas en materia musical. Por ello, estas son las 18 canciones del 2018 para que descubras y sumes a tus listas de reproducción.

1. Yossy Little Noise Weaver - Talking About Love
(Sun & Rain / Bus Records - Japón)

Uno de los temas que más escuché durante buena parte de 2018. Un disco que si bien sólo tiene un corte en temática jamaiquina, no deja de ser maravilloso, hermoso: perfecto para soñar, para un día de campo o para un atardecer. Onda jazz/pop/alternativa con pinceladas pseudo Björk hechas de forma magistral por la pareja Ichihara: Daisuke Ichihara y Ichihara Yossy Takako, ex Determinations y personajes claves en la escena ska/reggae japonesa. Sun & Rain viene a ser el cuarto disco de YLNW; una pieza más que completa la enigmática, exquisita, hermosa, relajante e indescifrable oferta sonora de este proyecto que ya en entregas pasadas había coqueteado con algunas cosas medio rocksteady y reggae (aunque bien experimentales), tal como una adaptación que hicieron de la maravillosa composición de Jackie Mittoo Oboe: "Sol y Lluvia” es un disco que de a ratos te invita a regresar a la infancia, a esa energía de inocencia y dulzura, la cual debemos mantener siempre presente en nuestras vida, sobre todo en tiempos tan convulsionados. Sobre este tema Talking About Love, vaya... un ska hermoso, con una instrumentación pseudo folk muy fresca y linda, y qué decir del solo de flugelhorn que hace Icchie. Una belleza.

Yossy Little Noise Weaver

2. Alberto Tarín & Orchestra - Walkin’ Around
(El Camino del Ritmo / Brixton Records - España)

Una joya de ska instrumental que apareció en la recta final del año. ¡Killer! Potente, sabroso. Increíblemente bien arreglado, bien producido y ni hablar de lo bien tocado que está. Un groovy como pocos el que tiene este corte. El Camino del Ritmo es un disco sumamente agradable y lindo donde resalta el legendario Dave Barker en algún que otro corte, así como músicos de notoria trayectoria dentro de estos géneros donde especialmente quiero mencionar a Victor Lag Gan. Y sí que debo mencionar a mi amigo tapatío Gus Valerio, quien por ahí en 2013 o 2014 me envío la maqueta de ésta Walkin' Around grabado por su banda (padre que dio vida al tema en cuestión) Sensemayá. ¡Vaya recuerdo Gus! Ahora, le tenemos en este gran trabajo de Alberto. El Camino del ritmo: De lo “étnico” a lo “world music”, de lo “latinoamericano” a lo “jamaicano”. Brixton Records lanza uno de esos discos que considero de los más preciados lanzamientos del sello en 2018. Sonido maravilloso llevado gracias al increíble trabajo guitarrístico, compositivo y de productor del caballero Tarín.

3. Ego-Wrappin' - A Little Dance Ska
(Record Store Day / Minor Swing - Japón)

Una de mis bandas favoritas y una de las agrupaciones más interesantes y mutantes que ha dado la escena alternativa de Japón. Desde 1996 estos Ego-Wrappin’ han editado discos y singles con una clase única que se pasea desde el jazz y el swing hasta el punk, new wave, folk y ocasionalmente música jamaiquina. En el pasado Record Store Day japonés lanzaron este 45'' que es una joya. Un ska exquisito que tiene 100.000 puntos de 100. Yoshie Nakano y Mori Masaki lo volvieron a hacer en clave Jamaican.

Ego-Wrappin'

4. Reggae Workers of the World Jesse James
(R.W.W. II / Badasonic Records - Bélgica/Estados Unidos)

Tres de los personajes más prolíferos y trabajadores de la escena ska/reggae global: Jesse Wagner (The Aggrolites), Vic Rugiero (The Slackers) y Nico Leonard baterista y cerebro de los recordados The Moon Invaders (una de mis bandas favoritas de la vida) dan vida a Reggae Workers of the World y este segundo disco que sigue un poco la temática de su primer trabajo. El reflejo de ambos discos no me parece tal para bautizar al proyecto con la palabra “reggae” aunque claro está sí, que en ambos hay dosis jamaiquinas notorias, pero me parece más bien un proyecto de country/blue beat y soul que coquetea con el reggae. Jesse James es una de las canciones más bellas de este segundo álbum y por eso quiero recomendarla.

5. Tokyo Ska Paradise Orchestra - 恋して Cha-Cha-Cha
(Glorious / Cutting Edge/Justa Records - Japón)

Quien me conoce sabe que Tokyo Ska Paradise Orchestra es una banda que está allá, en lo alto de mis gustos musicales. Son la banda por la que decidí hacer música; la banda soundtrack de muchos años de mi vida en diversas situaciones. Sin embargo, mantengo mi línea objetiva con sus trabajos (en especial, con sus discos del 2008 en adelante). Glorious no fue un álbum deslumbrante pero si me lo preguntan, los cuatro cortes más notorios (para mí) del álbum, valen el disco. Lo valen por completo. Comenzando desde The Ring, un funky rocksteady jazzy discotequero que quién sabe cuántas veces oí en 2018. Le sigue True Heart, un tremendo ska muy a la vieja escuela. A lo Pioneers, del que Asa-Chang estaría orgulloso. Continúo con Te Quiero con Bugalu, un single que disfruté mucho por la colaboración de iLe (a quién no seguía en su carrera solista antes, salvo a saber que cantaba en Calle 13). Tengo cierta objeción con este tema, pero de que es un temazo lo es. Y por último, esta belleza latinosa bajo la óptica de Masahiko Kitahara llamada Koishite Cha-Cha-Cha (El “Cha-Cha-Chá Enamorado”). De Tokyo Ska puedo decir que son una banda que siempre, siempre, van a sorprender, incluso 30 años más tarde de su primer trabajo.

6. Hugo Lobo & Hepcat - Respect Yourself
(Neighborhood Rules / Ultra Pop - Argentina)

No he sido un fan de Dancing Mood, me parece un proyecto un tanto “aburrido”, un tanto “sin sabor”, y va más allá del tema de las incontables versiones de sus discos, pero sí hay que ser justo y darle mérito a quien lo merece, y el señor Hugo Lobo se lo lleva de lejos. Un caballero que ha trabajado con creces por la escena ska de su país y que además, a través de Dancing Mood, llevó el ska instrumental de estética elegante a masas de personas que hacían de sus shows una verdadera fiesta de disfrute y respeto. Éste, si mal no estoy, viene a ser el segundo disco solitario de Hugo. Su primer trabajo me fue indiferente precisamente por mi concepción sobre Dancing Mood, pero al salir este álbum y al toparme con una entrevista hecha por el portal Noisey, quise oírle y la sorpresa fue grata (aún cuando nunca falté respeto o nunca consideré a Hugo como un personaje desubicado en el plano de la música jamaiquina). Este es un discazo. Una gran concepción referente a la sonoridad retro del rocksteady, el early reggae y el ska. El line-up de invitados es envidiable y en general, es un disco muy compacto al que me permito darle un 8/10. Uno de mis cortes favoritos fue éste con Hepcat. Un temazo y una colaboración “atípica” que tomó a más de uno por sorpresa (me incluyo)

Hugo Lobo

7. Caz Gardiner & The Badasonics - Never Gonna Let
(Caz Gardiner & The Badasonics / Badasonics Records - Bélgica/Estados Unidos)

Caz Gardiner es una cantante excepcional. Una de las voces más particulares e interesantes de la escena reggae/rocksteady/soul actual (aunque no es ninguna jovencita y lleva rato en el mundo vocal). Su disco de 2016 (It’s Alright) es bellísimo, lo vine a obtener hace unos meses y me encantó. De éste álbum 2018 junto a los Badasonics me esperaba mucho más, especialmente porque era volver a oír a varios de los Moon Invaders con una voz femenina. Pero… no sé, no me cautivó. Creo que abusa un poco del recurso retro y siento que hacían falta más canciones con “gancho”, ya saben… eso que a uno le hace mantener una melodía por días, repitiéndola una y otra vez. Sí que por supuesto, la banda suena muy bien, el concepto está muy bien logrado pero siento eso, como más alma en las canciones. Sin embargo, le destaco aquí porque en líneas generales es un disco agradable de principio a fin. Ésta junto con I’m Dancing Too, donde pareciera que fuera una de las coristas de James Brown robándole el micrófono para cantar este tema, junto a una banda que suena increíblemente soul, son de mis favoritas del álbum.

8. Orquesta Brasileira de Música Jamaicana - Whisky A-Go-Go
(#10 / Independiente - Brasil)

Una de las propuesta ska más maravillosas que ha dado Latinoamérica junto a los desaparecidos Santiago Downbeat. Sergio Soffiatti pudiera ser desde hace rato, uno de los personajes más relevantes e importantes del ska brasilero hecho con clase y criterio bien forjado (sobre todo si nos vamos a referir a emular un poco el ska de los 60 con el sabor amazónico). Este EP confieso que no me terminó deslumbrando. De hecho, hoy en día tampoco lo hace pero tiene grandes canciones, algo que naturalmente siempre se puede esperar de un productor como él y de una banda con músicos de alto talante como los que conforman la OBMJ. Whisky A-Go-Go presenta además en la voz a Felipe Machado, de aquella banda maravillosa producida por Victor Rice en sus primeros años de residencia en Brasil: FIREBUG. Además, Felipe es, para mí, de las voces masculinas más agradables que he escuchado. ¡Ah y sin dejarlo pasar por alto!, también destaca Mr T Bone, el buen amigo Luigi Di Gaspari, haciendo lo propio.

9. Speak No Evil - Kuzira
(Late Bloomer / Maido Records - Japón)

Desde hace más de 10 años he sido un promotor del ska, rocksteady y reggae japonés. Primero con Ongaku Ska, luego a través de mis podcast y a través de reseñas y entrevistas. Me confieso, es uno de mis mayores fuertes. Amo la música jamaiquina hecha en Japón. Mucha de ésta tiene ese “no sé qué” particular. Algo que siempre he conversado con algunos amigos (y no todos lo entienden) es que los japoneses tienen como una suerte de “especial” condimento a la hora de hacer música. Sí, no descubren el agua fría, pero cuando la presentan, ésta es diferente al agua fría de cualquier otro lugar del mundo. Pasa especialmente en toda la música negra, desde el jazz y el soul hasta el disco music y pop que en buena parte de finales de los 70 y los 80 se etiquetó como City Pop. Por supuesto, el ska y el reggae no es la excepción (salvo a algunas cosas…), y hoy en día si hay un proyecto realmente interesante en la Tierra del Sol Naciente, es Speak No Evil, del que seguro Wayne Shorter estaría más que orgulloso. Late Bloomer es su segundo mini álbum y tiene un sonidote tremendo (me atrevería a decir, mayor que su antecesor). La mezcla y el máster son potentes y el repertorio ni hablar. Kuzira es un súper tema, con mucho de ese aire del hard bop y de la experimentación del jazz dentro del rico concepto rítmico del ska. Además, vale mencionar que Speak No Evil es un proyecto liderado e ideado por mi amigo Tatsumi Akira (ex Determinations) y en él ha reclutado a grandes nombres de la escena ska/reggae/jazz nipona donde destaco a Tanco en el bajo (de una backing band maravillosa de reggae llamada Home Grown), Hataya Tetsuya de Ego-Wrappin’ y Motoharu Fukada, ex Soil & Pimp Sessions. Si quieren escuchar algo fresco, “diferente” y exquisito, recomiendo plenamente este segundo mini álbum de Speak no Evil.

10. Keith & Tex feat. The Steady Tones - Let’s Sing
(7inch My Best Girl/Let's Sing / Kebar Music - Jamaica/Alemania)

Hoy por hoy, Keith & Tex son junto a Stranger Cole de los jamaiquinos (en modo rocksteady) más activos. Estos tres señores viajan por Europa, Estados Unidos o Japón haciendo algunos tours, graban con proyectos de Europa o Japón e incluso asoman venideros tours. En diciembre Stranger Cole hizo lo propio con la salida del álbum More Life (el cual no he oído aún con detenimiento), precisamente acompañándose de esta banda germana que para mí, (por lo menos en estudio) son de las bandas alemanas que mejor sonido rocksteady/ska/reggae ha ofrecido en años recientes. Por esa razón resaltó aquí este 45'' increíblemente bueno editado en conjunto al mítico dúo que ha seguido “Deteniendo el Tren” sin estancarse al paso de las décadas. Let’s sing, vaya temazo.

11. Melbourne Ska Orchestra - Movin' On + Travellin’ Light
(Digital Release / One Year of Ska - Australia)

Los océanicos de Melbourne Ska Orchestra parecen ser de las bandas más atractivas de hoy en día para muchos (incluyendo a los rusos de Lollypop Lorry, a quienes aún trato de encontrarle algo atractivo más allá de la chica que canta). La esencia de los MSO está conformada por veteranos músicos que vienen desde finales de los 80 tocando ska en buena parte de aquel gigante y remoto país. Nicky Bomba, más allá de ser un talentoso compositor, baterista y front, demostró ser un gran empresario, empacando esta banda como un producto muy llamativo. Muestra de ellos son varios de sus video clips, la estética que posee la banda y por supuesto, el mantener activa y súper productiva a una banda con más de una decena de músicos. Nicky ha sabido muy bien cómo dar constante combustible a una propuesta que tal vez en su país no es de las más afamadas, comenzando por el género en sí que tocan (puede que esté equivocado). Hace unos años, buena parte de la orquesta estuvo en Chile y ya incluso han hecho, a banda completa, gira por Estados Unidos y si mal no estoy por Inglaterra. En 2018 esta banda pudo haber hecho la labor más titánica posible que una banda ska haya realizado, editando religiosa y puntualmente una canción semanal durante las 52 semanas del año. Algo completamente aplaudible y admirable pero que por otro lado, me parece le restó mucha energía y alma a las canciones. Comenzando por versionar más de lo mismo y por incluso mostrar muchas canciones propias que me parecen muy monótonas y muy vacías… algo así como lo que pasa hoy en día con el mundo de los Youtubers e influencers, donde hay que generar contenido constante para capitalizar y sale cualquier cosa absurda a rodar por la web. Un poco así sentí buena parte de esta idea. ¿Qué si fue una labor admirable? De cierta forma sí, y a ello le doy el mérito, no está fácil grabar, arreglar y componer más de 30 canciones más aún cuando tu proyecto sobrepasa los 10 músicos. Sea como sea y tal como dije líneas atrás, yo valoro el hecho de hacer esto pero no fue algo que me haya deslumbrado en 2018. De hecho, aquí pongo lo que podrían ser mis dos canciones favoritas de las 52 (y bueno sí… hay alguna que otra más, pero en líneas generales, éstas me parecen las mejores).

Melbourne Ska Orchestra

12. Napoleon Solo - Hot Ice
(Open Channel D / Jump Up Records - Dinamarca)

Al inicio de mis gustos por estos ritmos (de niño), claro que escuché ska 2 tone y ska tercera ola, pero con el paso de mi desarrollo como persona y de mi desarrollo auditivo, fui dejando atrás esas vertientes del ska de las que claro que aún disfruto cosas clásicas (de hecho, espero por el nuevo disco de The Specials), pero no es precisamente lo que más suelo escuchar dentro de las vertientes del ska. Sin embargo, quise citar este segundo disco de los daneses de Napoleon Solo, un álbum que tardó 29 años para ser editado y que de alguna forma u otra mantiene intacta la energía de aquella década convaleciente; la de los 80. Open Channel D es un disco ameno, variado y con sus cosas divertidas. No he leído muchas reseñas sobre este disco, pero puedo deducir que para un amante del 2 tone y del ska tercera ola en plena adolescencia (bandas como Skaos, No Sports, The Hotknives, Skarface y The Busters entre otras tantas más), este disco tuvo que haber gustado mucho. Uno de mis cortes favoritos de aquí es el divertido Hot Ice.

13. The Magnetics - Highway to Heaven
(Coffe & Sugar / Groove Records - Italia)

Otra de las bandas sensación del ska europeo actual. Olly Riva ha conformado un cuarteto que casi, dentro del mundo del ska, puede saborear una sensación “Beatlera” respecto al furor que han causado (además de tener mucha de la influencia del cuarteto de Liverpool en su sonido). Tengo que ser honesto. En 2017,escuché su primer disco casi casi los primeros días de enero y terminó entrando a último momento en mi top. Este año no fue tan así, de hecho lo escuché antes de su salida oficial y antes de estar esparcido en la web y me pasa algo peculiar con esta banda: no me terminan de cautivar. Ojo, suenan muy bien, Olly canta de forma admirable, tiene una energía tremenda y en vivo (o por lo menos en videos) suenan súper bien, pero no sé… tal vez siento lo mismo que he mencionado antes: varias de sus canciones están de cierta forma “vacías”, son un poco “más de lo mismo”. Me parece, de a ratos, una banda que está bajo la fuerte sombra de los Bluebeaters. Sea como sea, Coffee & Sugar ha sido un disco que tomó por sorpresa a más de uno. Salió casi de la nada y le ha funcionado, tanto que ha entrado en el top de muchos amigos y especialistas en la materia sin necesidad de “mendigar”. Ha sido tal el éxito de The Magnetics que con básicamente unos cuatro años de formados y dos discos, sin haberse presentado en numerosos circuitos europeos y ni mucho menos, sin haberse presentado en diversas ciudades de Italia, saltarán el charco en 2019 para presentar en México. Sí señor. En fin. Con claridad, The Magnetics es una banda que va haciendo las cosas muy bien y valoro que haya una muy buena propuesta de ska tradicional, blue beat jamaiquino y early reggae. De Coffe & Sugar no quiero sólo destacar este tema, pues está Johanna, Love Song In Reverse (ambas al mejor estilo pop de antaño) y Tuyo, que me parece un tema muy pero muy bien producido, súper bien atinado a la intención de su letra.

14. Korey Kingston’s Shuffle & Bang - Grand Central
(Birth of the Fourth Wave of Ska V.A. / Angel City Records - Estados Unidos)

¿Qué podría decir de Korey Kingston Horn? Uno de los mejores bateristas que ha dado la escena ska global. Muchos le conocimos con los See Spot (¡Ah… qué maravillosa banda!), pero Korey venía antes de hacer lo propio con un proyecto de ska jazz espectacular llamado Full Spectrum. Tocó con Aggrolites un tiempo, durante múltiples shows fue baterista (o no sé si de hecho lo sigue siendo esporádicamente) con Hepcat alternándose con Greg Narvas y en años recientes fue el baterista oficial de Western Standard Time Ska Orchestra junto a Scott Abbles. Eso en el plano de estos estilos, porque Korey ha tocado y toca para bandas de otros géneros, además de llevar un ameno blog en Youtube llamado A Day in The Life of a Drummer en conjunto a otro proyecto bautizado como Drum Brigade. Este amigo estuvo durante buena parte de 2018 haciendo una campaña de crowdfunding para dar vida al disco debut de su más reciente y en sí, propio proyecto: Korey Kingston's Shuffle & Bang, un proyecto donde reclutó a prodigiosos músicos de California (varios de hecho, ajenos a esa gran escena ska/reggae de la Costa Oeste) para hacerse acompañar a él y a su padre. Y es que la idea de este proyecto es compartir la pasión por la música de hijo a padre o de padre a hijo. Jazz, R&B, onda boricua o cubana junto a ska jazz, reggae y rocksteady de alta gama es lo que promete Korey en el primer álbum de este proyectazo que ojalá vea vida en este 2019. Un gran abreboca de cómo suena esta banda, fue la exclusiva incluida en el recopilatorio del sello californiano Angel City Records Birth of the 4th Wave Of Ska, un muy buen disco que recomiendo. Allí, KKS&B hace una súper adaptación en potente ska del sobrenatural John Coltrane y su Grand Central ¡Qué temazo!

15. Frisco - Moodist Beach
(Tokyo / Smokey Branch - Japón)

Otra aparición más de un proyecto japonés, en este caso, uno de mis favoritos pero vaya, con este disco que tanto esperé, no terminó por cautivarme del todo. Frisco es una de las agrupaciones más interesantes, más frescas del reggae y rocksteady japonés, especialmente si a lo instrumental, lounge y chill uno se puede referir. Tokyo es un trabajo que puede graficar la perspectiva “mood” de una ciudad tan movida y futurista como lo es esa capital asiática. Tuvimos que esperar siete años para este nuevo trabajo de la banda, que viene a ser el quinto disco oficial dentro de su atemporal y no muy larga discografía. Luego de aquel predecesor álbum Goodnight Sleep Tight Young Lovers (que a mí me voló la cabeza y que incluso hoy en día sigo escuchando), era complejo deducir con qué podía venir un nuevo disco y es que aquel álbum, vaya… sobrepasó toda expectativa. Si bien todo el repertorio es instrumental y básicamente centrado en temas con tempos cercanos, me parece un disco tan compacto y tan bien logrado, cosa que en Tokyo no sentí. Ojo, quiero dejar claro que no es un mal disco, todo lo contrario, se trata sí de un trabajo muy ameno y muy lindo, donde el sonido de Frisco sigue intacto a través del Lap Steel, los arreglos de vientos, las atmósferas del órgano y los Rhodes o las líneas de bajo, pero no sé si fue porque el anterior álbum me cautivó tanto que para éste me excedí de expectativa, o si tal vez varias de estas canciones carecen de ese “gancho” que sí ofrecían las de aquel álbum de 2011. Sea como sea, es un disco que yo recomiendo y del que destaco temas como Walk on the Wild Side, Whispering Poolside, Plan B o Red Dwarf.

16. Alpheus Singer All Together
(Light of the Day / Liquidator Music - Inglaterra/España)

Una maravillosa voz negra de sepa jamaiquina. Este cantautor británico (de origen Jamaican), reapareció en 2018 con su cuarto disco en estudio, Light of the Day, nuevamente editado de la mano del respetado Liquidator Music. Recuerdo cuando entrevisté a este caballero hacia 2011. Él y su manager fueron sumamente amables conmigo, tanto que de vez en cuando nos escribimos algunas palabras vía email. Por aquel entonces, estaba recién salidito del horno From Creation, un discazo que dejó alucinando a más de uno por aquel año. Por cierto, disco en el que comenzó a trabajar con el personaje que hasta el sol de hoy es su mayor compañero musical, el español Roberto Sánchez, uno de los gurús en producción de discos respecto a música jamaiquina de los 60 y 70 e inclusive también de sonidos más “actuales”. Light of The Day es un disco muy redondo en cuanto a su track list. Muy sabroso, llevadero y en general, toda una seducción sonora para el amante más purista hacia el sonido rocksteady y ska. ¿Qué no me gustó de él? Bueno, un poco su sonido opaco y conceptualmente logrado hacia las grabaciones de una Jamaica en los 60. Siento además que pudo haber más canciones con ese gancho del que tanto he escrito, para que hubiese sido un álbum del que inclusive bien se pudo haber metido en mi TOP 10. Sin embargo, le reseñó aquí como el buen trabajo que es, como el gran artista y talento que es Alpheus y como el gran productor y músico que es Roberto Sánchez, así como con el gran caballero que es Toni Facio por seguir creyendo en esto de editar discos, de mantener vivo este “fetiche”, “obsesión” y amor al objeto y por además tener un sello disquero tan importante para la escena ska y reggae global como Liquidator. ¿Qué otros temas recomiendo de Light of the Day: El sabroso Nah Go Tek It, el grisáceo rocksteady Apart, Positive Move - todo un deleite jamaicano y sabrosón - y por supuesto el último track del disco, el cual me parece cierra con broche de oro el buen repertorio de este trabajo discográfico.

17. Papa Beat Sunset - Green Velvet
(Papa Beat Sunset / Independiente - Japón)

Sí… de nuevo Japón. Antes mencioné que de alguna u otra forma, mi especialidad es el ska japonés y por eso resalto este disco dentro del TOP en cuestión. Generalmente las bandas ska de Japón son de Osaka o de la capital, pero esta de aquí reside mucho más al norte de la geografía nipona, en la ciudad de Sapporo y vienen a ser una de mis agrupaciones favoritas de la actual escena japonesa. En 2018, los Beat Sunset se unieron al rapero y compositor Papa Beat, un veterano caballero en la escena musical underground de Japón quien ya había hecho acercamientos al ska tradicional con los Mule Train. De aquella banda, saldría uno de los personajes más activos del ska japonés: Takahiro Kawamura, mejor conocido como Top Doca, un señor que además de ser músico es también uno de los coleccionistas de música jamaiquina más respetados de Tokyo. Top D lleva un par de años con un pequeño sello que se encarga de editar singles de bandas japonesas o de ciertas reuniones de músicos amigos, que se meten a un estudio a grabar adaptaciones de temas jamaiquinos o jazzeros. Pero el año pasado quiso ser un poco más ambicioso con la producción y edición del disco debut de Papa Beat Sunset, unión de aquel rapero del que les hablé y la banda de ska tradicional de Sapporo. Cuando vi/escuché el primer corte del disco (Canal Street) quedé con mucha adrenalina, anhelaba cuanto antes poder oír el disco completo, pero una vez que lo tuve aquella emoción mermó un poco porque no ha sido de los mejores discos de ska japonés que haya escuchado. Sin embargo, debo resaltar que este trabajo tiene cortes que valen el disco, comenzando por la killer adaptación que hacen del clásico standard Moanin’, seguido al primer single Canal St a la versión de Calling Calling que hacen de los Adicts y a un par de cortes más. Pero mi favorito del repertorio fue este de nombre Green Velvet, vaya temazo que por fortuna salió como lado B de un 45'' que incluye en la otra cara el sabroso Canal Street. ¿Cuánto le doy a este disco? Le doy un 7/10,

18. Los Elefantes - Capitán Latinoamérica e Hijo (Intro)
(Capitán Latinoamérica / Leónidas Fante - Colombia)

En 2017 tuve la oportunidad de ver en vivo a Los Elefantes, banda que pudiera sencillamente ser (y de lejos) de las más importantes y trabajadoras dentro de la escena ska colombiana, escena que en honor a la verdad, venía a ser una de las más modestas y poco atractivas de la región hasta que afortunadamente de unos cuatro o cinco años para acá la cosa cambió con festivales, espacios y un movimiento ska que ya puede gozar de decir haber visto a Tokyo Ska Paradise Orchestra, Hepcat, Bad Manners y The Busters, entre otros nombres más, así como gozar de motivación referente al nacimiento de nuevas propuestas de ska y reggae en la capital colombiana. En toda esta maravillosa evolución como escena destacan estos Elefantes bogotanos. Impecable imagen, muy buen sonido en vivo y aquí quiero destacar sus dos más recientes discos, los cuales tienen no sólo un precioso y suculento concepto artístico sino además tienen un contenido muy bien hecho, muy bien cuidado en todo aspecto. Su disco 2018 Capitán Latinoamérica viene a ser un trabajo con un sonidote. Grabado de forma muy profesional y mezclado de forma aún más profesional. Hablo de un disco con un repertorio variado y por encima de todo divertido, característica principal en los líderes de esta manada “elefantística”: Pablo Miranda y Hugo Corredor (Teclados/Dirección Musical/Compositor y Voz/Cantautor, respectivamente). No es un trabajo que pueda oír más de tres veces y del que me quede pegado durante meses, pero sí puedo decir que es un disco hecho de forma impecable. Arreglos muy profesionales, reitero sonidote de disco, muy buena mezcla, muy buen máster y ni hablar del original y humorístico concepto de arte. Especialmente para un amante del ska latinoamericano. Me encanta el Mambo Horizontal No. 8, me río mucho con Una Preguntita y disfruto No lo Tomes a Mal, junto a por supuesto el intro del disco.

Los Elefantes

Publicar un comentario

0 Comentarios