La Unesco declaró al reggae como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad


Por Emi Graffignano
@graffignano

La historia del reggae es sorprendente si tenemos en cuenta sus pocos años de vida (aún no alcanzó su centenario) y que se trata de la música folklórica de una isla en el Caribe que no supera los 3 millones de habitantes, según el relevamiento del Banco Mundial realizado en 2017.

Este género afro-americano, encasillado durante muchos años en ese gran paraguas denominado rock, alcanzó en una primera etapa una gran internacionalidad con el éxodo de algunos de sus grandes exponentes y hoy goza de un fenómeno globalizador que ha llevado a que nos topemos con bandas del estilo en países tan lejanos a Jamaica (geográfica e idiosincráticamente) como Japón, Nueva Zelanda, Suecia e incluso nuestra Argentina.

En este crecer galopante, hoy el reggae marcó un nuevo hito al ser incluido dentro de la lista de Patrimonios Inmateriales de la Humanidad por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). El reconocimiento llegó de la mano del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la organización, reunido esta semana en Port-Louis, la capital de Mauricio, en África.

En su decisión la Unesco destacó que el aporte del reggae "a la reflexión internacional sobre cuestiones como la injusticia, la resistencia, el amor y la condición humana pone de relieve la fuerza intelectual, sociopolítica, espiritual y sensual de este elemento del patrimonio cultural".

De esta forma, el reggae se suma a otros géneros musicales del mundo como el flamenco español, el fado portugués, el tango argentino, el candombe uruguayo, la rumba cubana, los mariachis mexicanos, el merengue dominicano y la ópera china.

Publicar un comentario

0 Comentarios