Difundiendo reggae en Venezuela desde hace 19 años (Parte 2)


Por María Fernanda Marcano Díaz
@MarcanoDiazMF

█ Casi dos décadas de sonidos jamaiquinos desde el barrio 

Desde el Ghetto, el programa radial venezolano de ritmos jamaiquinos conducido hace 19 años por George Dread, se va ideando en la Caracas de los '90 y a finales de la década sale al aire en Caricuao, cuna del reggae venezolano, poniendo en sintonía los sonidos underground de la isla, que en aquella época eran poco conocidos en la ciudad y que empezaban a dar vida a la movida de reggae local.

“Se llama Desde el Ghetto porque se transmitía desde Caricuao, República Independiente de Caricuao, República independiente de los géneros jamaiquinos en Caracas. El programa nace mágicamente ahí, tanto la radio como mi pasión por la música. No es casual que sea en Caricuao. Siempre ha sido Desde el Ghetto, desde el barrio, desde la comunidad”, relata George Dread, percusionista, historiador, locutor, productor y melómano apasionado por los sonidos de Jamaica.

El proyecto radial tiene sus antecedentes e inspiración en fenómenos culturales como Radio Pirata, de Horacio Blanco y Caplis, al igual que Rastavaganza, de Augusto Ruan. Pero es precisamente el programa radial de Héctor Cadilacs y su espacio UD Rude, también ligado a los ritmos jamaicanos, el que lega el espacio radial a Desde el Ghetto.

“Él tenía el programa UD Rude, ligado a los ritmos jamaiquinos pero más hacia el ska punk, música mestiza y algo de reggae. Ese algo de reggae lo ponía yo en una sección, un par de temas y los comentaba. Él por razones ajenas tiene que dejar el espacio y quedo yo. Ahí aprendí todo de la radio, ahí me tocaba ser yo mismo quien operaba mi programa”, recuerda George.

Precisamente esos comentarios y el respaldo histórico sobre aquellos ritmos de la isla fueron la esencia del programa radial. Al aire sonaba Jamaica y también se sabía por qué Jamaica sonaba así, qué exponentes la hacían sonar así y todo el contenido necesario, aunque denso, para entender esa maravillosa música. “Al principio era más un programa histórico, música de los '60, '70 y '80 relacionado con los géneros tanto en inglés como en español. Muy denso, realmente muy denso, lo que en ese momento llamaban un programa de culto”, rememora. De ahí sólo fue cuestión de brindar contenido, de aprender en cabina y de sacar al aire desde Caricuao la mejor música de Jamaica. 

“En ese momento yo llevaba los cassettes a tiro y se ponían, y uno que otro disco para el momento. Muchos de los cassettes eran grabados de digital de disco, de la radio y de acetato. Me tocaba operar controles, hablar por micrófono, atender llamadas, salir porque tocaban la puerta. Quedaba a cargo de todo y así se aprende, me encantó, poco a poco fui perfeccionando  y haciendo”, afirma el conductor y artista, quien agrega con un dejo nostálgico a la vez que humilde: “Hasta hoy sigo conociendo, aprendiendo cosas nuevas desde la fundación.  Vaya que uno ha girado con esos ritmos y ha investigado”.

Programa de culto sin perder su esencia

Con el pasar del tiempo, el formato del programa se ha ido transformando un poco, adaptándose a esta Era. Así que de programa de culto ha pasado a uno menos denso pero sin perder su esencia de siempre transmitir música con contenido. 

“Desde los inicios siempre me preocupé por que los sistemas no sonarán desnudos, siempre con algún comentario puntual. Lamentablemente ahora muchos están acostumbrados a todo masticadito, breve, les aburre. He tenido que ir limitando un poco más la información a comentarios directos. Pero sí por mucho tiempo fue un programa más histórico que actual. Hace ocho años atrás es que se empieza a trabajar con lo actual y hacerlo más en formato de revista radial que contiene mucho de la actualidad de los géneros pero también la historia”, explica George Dread.

Actualmente, se trabaja la primera hora ligada a las efemérides, a los cumpleañeros del mes y personas que se fueron en esa fecha. La segunda hora es mucho más actual. Además de ser una revista en formato radial es un abanico en lo extenso que son los géneros jamaiquinos. Así que se viaja por sonidos que van desde el mento, pasando por el ska, hasta una tendencia dubstep que se dio en Inglaterra pero tiene raíces caribeñas. “La música jamaiquina es demasiado bondadosa porque gracias a ella existe lo que es la música electrónica, el jungle, el dubstep y el hip-hop. Hay muchas tendencias gracias a los géneros jamaiquinos y uno trata de abarcarlo en esas dos horas que quedan cortas pero se hace la chamba”, cuenta. 

Productora discográfica

Desde el 2012, Desde el Ghetto también trabaja como productora discográfica modalidad de One Riddim que se viene haciendo en Jamaica desde los años '50 y '60. Es un proyecto que parte de la idea de rescatar y darle promoción y difusión a los talentos viejos olvidados al igual que al talento nuevo tanto nacional como internacional. Hasta el momento son siete producciones, de las más sonadas Rescatando la Raíz, habiendo producido los siguientes materiales: Rescatando la Raíz vol. 1 (2012); Rescatando la Raíz vol. 2 (2013); Rescatando la Raíz vol. 3 (2014); Rescatando la Raíz Omega vol. 4 (2016); Desde el Ghetto metes LCM – Escuchandub (2017); y Desde el Ghetto meets Rassus Dub - Respect Riddim (2018).

Se vienen los 20 años y más

Próximo a las dos décadas al aire, Desde el Ghetto, que como un amuleto de buenas energía abre las transmisiones aniversarias con Satta Massagana, original de la agrupación The Abyssinians, es parte de esa escuela surgida en los '90 y sigue poniendo música que el internet no te brindará. 

“Fui recopilando cosas previas hasta la salida de la era digital en el 2000. Ya sabemos que está YouTube, miles de plataformas y opciones. Sin embargo, uno siempre tiene grabaciones underground”, se jacta y con razón. “Lo he ido viviendo y fluyendo a medida que han pasado los años sin proponerme estar toda la vida. Simplemente me ha venido dando vida, motivando y veamos hasta donde llegamos. Han sido ya 19 años dándole y de mucha satisfacción en la difusión de los géneros jamaiquinos”.

Publicar un comentario

0 Comentarios