En el barco del dub


Por Emi Graffignano
@graffignano

Cuenta la historia que a base de prueba y error analógico, allá por los años 70, un mago llamado Lee descubrió la manera para lograr transformar la música, así como un alquimista, en oro sonoro. Y como con todo maestro, sobrevino un discípulo que lograría también alcanzar ese título y continuar el legado. Ese alumno, por entonces conocido como Neil, renació en la figura de un profesor desquiciado para dar vida a la segunda ola del dub y a un abanico musical explotado de matices. La historia recorre miles de caminos y cual historiadores de la música intentamos nadar en estas aguas de ecos y reverberancias, pero no vamos solos: estamos atados a un Neptuno de estos mares. Entrevista a Mad Professor.

Tu primer álbum fue grabado en 1982, ¿cierto?

En realidad mi primer álbum fue grabado en 1979 para 1980, pero fue lanzando en 1982. 

Y en estos 36 años, ¿cómo viste la evolución del dub?

Oh Dios. Inmensa. Una gran evolución, porque cuando la música dub comenzó era una parte pequeña de un género pequeño. Entonces, como el reggae era algo pequeño el dub por consecuencia era algo mucho más pequeño, minúsculo. Durante estos 36 años creció fuertemente hasta convertirse en algo más grande. Hoy vemos al dub en todos lados. En todo el mundo. 

¿Y actualmente cuál es la situación del dub?

Es internacional. Realmente internacional. Porque la música dub es más bien un lenguaje que todo el mundo puede entender. Si hablás español lo podés sentir, si hablás francés lo podés sentir. Es más como un lenguaje espiritual.

Neil Fraser a.k.a. Mad Professor
Si el dub es un lenguaje, no es casualidad que Ariwa, el nombre de tu sello, signifique “comunicación” en lengua yoruba. ¿Por qué elegiste ese nombre?

Sí, así es. Bueno, yo soy del Caribe, de Guyana, y fui a vivir a Inglaterra como muchas otras personas de la Commonwealth. Entonces, sólo hablábamos inglés. Y la mayoría de la gente negra, y la gente india, buscábamos encontrar una identidad. Pero, no era muy fácil para nosotros porque a veces nos sentíamos ingleses y otras veces no, decíamos “soy negro”. Éramos como un mix cultural, un mix de raíces. Entonces yo quería encontrar mis propias raíces, cuando un día en mi primer trabajo, un negocio de artefactos electrónicos, me encontré con unos tipos nigerianos. Uno de ellos se llamaba Ariwo y yo pensé “me gusta ese nombre”, sólo que dije “no puede ser igual”, entonces mudé la “o” por la “a” y quedó Ariwa.

Ariwa realiza un trabajo 100% analógico. ¿Creés que lo digital falló en alcanzar lo real del sonido análogo?

Mmm no, son cosas diferentes. En mi caso particular, no me gusta lo digital.

Ariwa nació y se mantiene como un sello independiente. ¿Por qué nunca optaste por los sellos mainstream?

A mí me interesa la gente que siente mi música y no es toda la gente. Necesito sentir la pasión. Yo no hago música como la de Madonna o Bruno Mars, y no compito con ellos. 

Te aventuraste a producir otros géneros además del dub, como la cumbia o la samba. ¿Por qué?

Yo siento la vibra de Sudamérica, la música de América Latina y el Caribe. Es una música que está influenciada por los africanos que vinieron esclavizados a través del Atlántico. En el Caribe, en Jamaica, Barbados, Trinidad, y en Sudamérica, Brasil, Guyana Francesa, la música como el ska, el reggae, la samba, la salsa, el candombe, el tango, es un mix de este proceso. Y es una expresión para la gente, una expresión de libertad. Lo que intenté hacer es mostrar esa conexión entre Sudamérica y África a través de sus artistas, como Alika, Frente Cumbiero o Natiruts.

LatinAriwa, la división latinoamericana del sello de Mad Professor que ha editado artistas como Alika (Argentina), Frente Cumbiero (Colombia) y Natiruts (Brasil)

¿Qué significa Lee Perry para la historia del reggae?

Lee Perry es un mago. Un hombre mágico. Un hombre místico. Tiene la habilidad de ser un hombre joven y un anciano a la vez. Trabajar con él es una verdadera inspiración.

¿Y Mad Professor?

(Risas) ¡Que la historia del reggae lo diga!

Publicar un comentario

0 Comentarios