20 años de OneChot (Parte 1)


Por María Fernanda Marcano Díaz
@MarcanoDiazMF

Del Rock a la mezcla afrocaribe del Reggae, el Dancehall y el Hip-Hop.

El rock y el grupo Caos fueron su primera incursión en la música, cuando apenas estaba en primaria; ya en su juventud intensificó más el sonido con el metal e incursionó en el canto con su banda  Catalepsia; además tenía gusto por la guitarra y en paralelo contó -aún hoy es así- con la formación integral que le brindó durante 10 años el cultor del jazz en Venezuela, el maestro austriaco Gerry Weil. 

Todo aquello sólo fue un preámbulo rítmico que germinó en quien hoy es OneChot, compositor y cantante caraqueño, miembro fundador de dos de las bandas referencias de los sonidos jamaiquinos en Venezuela: Negust Nagast y Pashanty SaundSystem, y quien este año suma dos décadas de carrera artística al son que terminó caracterizándole: una  mezcla afrocaribe donde conectan el Reggae, el Dancehall y el Hip-Hop. 

OneChot, como apelativo, se refiere al intento de los jamaiquinos de pronunciar su sobrenombre, Juancho, y luego tomó el significado de oneshot -un disparo-, del que es sobreviviente, todo originado en su nombre de pila: Juan David Chacón, quien, en el año 1998 tuvo su primer concierto pago, en la Plaza de Las Tres Gracias, en Caracas, con Negus Nagast inicialmente llamada Spanichs Town.

“Con Negus Nagast todo era en inglés o mejor dicho en patuá que es el dialecto que se habla en Jamaica. Era una banda dedicada al Reggae Rastafari, es decir, cultural”, refiere OneChot.


Unos años después, por la época del paro petrolero, en los primeros años del nuevo siglo, surgió lo que sería el inicio de Papashanty SaundSystem durante un jam session, en la Belle Epoque, un bar ya desaparecido de la noche caraqueña; en el que OneChot se montó en tarima junto a Papazzi de La Murga Real y Bosta's Brain, Apolonia de La CortePulga de Negust Nagast; Daniel a.k.a. Dr. Dub de Desorden Público y Germán Alvarez de Todos Tus Muertos y Lumumba

“Se dio espontáneamente lo que sería nuestro primer concierto, para fortuna se grabó y el dueño de la Belle Epoque se empecinó a que debíamos tocar la semana entrante. Luego de explicarle que no era un proyecto existente, que todo lo habíamos improvisado, él recurrió a la grabación y lo que hicimos fue copiar cada idea que surgió ese día y preparar un show para la semana siguiente. En esos momentos el país estaba paralizado por un paro petrolero y las bandas grandes no estaban tocando. Luego seguimos recolectando dinero en shows en locales y ahí hicimos el fondo económico para irnos de gira a Argentina y Chile”, relató.

Negust Nagast luce en su haber discográfico Rastafari fi Salvation (2003) y I and I Pro Jah (2007), mientras que PapaShanty SaundSystem tiene un único álbum llamado Ashanty Granpa (2005).

“Para mí es un honor ser parte de ambas agrupaciones, ambas significaron mucho para el país y para la movida mundial de la música latinoamericana. Sin duda alguna fueron tiempos dorados”, explicó.

Entre Jamaica y Rotten Town

OneChot, aunque atraído en primer momento por el rock pesado, luego cultivó una estrecha relación con Jamaica, con su gente y con su cultura de la que también se hizo parte. En el año 96, viajó por primera vez la isla que lo enganchó con sus sonidos, a partir de los cuales forja su música.

“En ese viaje conocí este género un poco más y mi vida cambió totalmente. También conocí el Dancehall y me gustó muchísimo porque mezcla la cadencia del Reggae con la agresividad del Hip-Hop y ese fue el género que decidí hacer Reggae – Dancehall”, recordó.

Para el año 2003, viaja junto a su compañero César Cortez Méndez, con el propósito de realizar su tesis de grado titulada Reggae y Rastafari: dos formas de entender el Caribe, publicada más tarde por Oscar Todmann Editores.

“Siempre fui muy curioso con los temas esotéricos. Mi tesis de bachiller fue de satanismo y en la universidad el viaje a Jamaica cambió totalmente mi forma de ver las cosas y quise cerrar un capítulo con un bien común. Sentimos que en español había muy pocos estudios sobre el tema y decidimos hacer esa tesis. Luego de tres meses de ardua investigación en Jamaica, entrevistar a gente en patuá, de ahí llevarlo al inglés y finalmente al español se logró un gran trabajo que obtuvo la mención publicación. El libro en la actualidad está agotado”, contó.

En Jamaica también compuso Rotten Town, tema con el que buscaba explicar la situación de violencia en Venezuela y por el que le fue abierta una investigación argumentando presunta “instigación al odio”, que más tarde se convirtió en una especie de presagio, pues pasó a ser su propia situación. Víctima de aquella violencia recibió un balazo en la frente en el año 2012, estuvo en coma y finalmente logró volver.

“No tengo recuerdos de una semana antes del disparo y lo que recuerdo luego fue que al despertar me agarré la cabeza y le pregunté a mi madre: ¿¡Mamá dónde están mis dreadlocks?!”, rememora sobre el incidente, y agregó: “Si el vídeo de Rotten Town se hiciera en la actualidad nos quedamos cortos pero ya no quiero mostrar más sangre ni violencia en mis vídeos, ahora quiero que al menos mis singles sean todos positivistas y de crecimiento humano”. Ese hecho, refiere en su bio, lo llevó a un despertar espiritual y a plantarse una resignificación de la vida enfocada en aspectos como la paz y la esperanza de una nueva humanidad.

“Personalmente todo cambió para mejor. Ahora soy un ser más sensible, amante de las pequeñas cosas, más cercano a Dios y a mi familia. Soy un enamorado de la vida”, reflexionó.

De las buenas cosechas que dejó aquel hecho, destaca Natural (2013), su tercer álbum como solista, cuyo proceso de creación coincidió con el antes y después de ser protagonista de esa Caracas Rotten Town y del cambio que le produjo encontrarse aquel día con el lado violento de la capital venezolana, más característico de quienes la habitan que de ella misma. 

“Es un disco sumamente especial en mi carrera porque lo grabe antes del accidente y después del mismo. Entonces hubo un cambio significativo en la forma de ver al mundo. Después del suceso soy más detallista y veo lo bonito en las cosas más simples de la vida. Además en el disco está mi madre, mi padre y mi perro, Mortimer, que en paz descanse. El disco todo lo produjo Mctematico en mi estudio casero OneWorld Studio. Entonces, es como el disco más amoroso de todos. Ahora vuelvo a la crítica porque la situación me lo exige y siento que el deber de un artista venezolano en este tiempo es abordar la crisis en que vivimos y brindar alternativas para salir de ella”, adelantó en referencia a su nuevo álbum Social, del que ya ha soltado varios temas.

Postales de Caracas, primer single promocional de este nuevo álbum, es su canto a esa ciudad que si bien sigue siendo una Rotten Town, también tiene méritos por ser una metrópolis cordial y acogedora, que guarda para sus habitantes un amor que les es correspondido. 

“Les presento a Caracas, la ciudad más hermosa, bulla antipática a veces hasta odiosa; pero siempre luce esplendorosa por eso es que tienen espinas las rosas. Mucho aire fresco y mucho verdor, ven para que vivas todo el sabor. Te invito a la ciudad del glamour, donde todos sentimos a chorros el amor”, canta OneChot.  

Publicar un comentario

0 Comentarios