El día que Blanquito Man puso a sonar su latin ska con King Changó


Por María Fernanda Marcano Díaz
@MarcanoDiazMF

En una barra de Nueva York, en los años 90, freestyleando con la banda The Toasters, nació Blanquito Man, quien radicado en esta ciudad estadounidense desde los 18 años terminó en aquella tarima gracias a su talento al diseñar ideas creativamente, a la multiculturalidad que había experimentado al salir de su natal Venezuela y al espíritu de la música que  lo atrajo hacia ella mientras él le era recíproco. 

“Es algo espiritual, la música levanta el espíritu, abre chacras, pienso que, en cierta forma, modestamente, hacemos un trabajo como los chamanes. De verdad la música es primordial para el ser humano”, reflexionó en una entrevista ofrecida en Venezuela durante una gira que realizó en 2011 con su banda King Changó, que a pesar de no tener una constante actividad en Venezuela se convirtió en un clásico musical en el país.

Con este grupo celebraba: “pasó algo extraño, por alguna razón la hora loca se ha hecho hora de King Changó. Temas de dos discos se han hecho clásicos. Es especial. Esto no es payola, no es disquera haciendo patraña, es algo que ha sido de corazón”

José Andrés Blanco, diseñador gráfico de profesión y practicante de kenpo, se confesó en su adolescencia como un “teenager rebelde” aficionado de la música gringa y europea para quien lo alternativo era, en aquel entonces, lo mejor. Así fue hasta que lo enamoró la multiculturalidad de Nueva York.

En aquella metrópolis, año 1995, empezaba a surgir y a hacerse habitual el sonido del rock en español junto con el otro boom de la época que Blanquito calificó como “una ola de Ska”. Sumergido en el ambiente, una noche asistió a un toque en vivo de la banda neoyorkina The Toaster y quedó impresionado con la cantidad de músicos que presentaron en tarima, sus metales y sus teclados. “Lo que le faltaba era percusión para ser una banda de salsa”, afirmó.

King Changó en acción
No vaciló. En el sitio le presentó su portafolio a la banda y ellos le dieron la oportunidad como diseñador de su disquera llamada Moon Ska Records, donde se codeó con músicos de la talla de The Skatalites y The Specials. Al unísono empezó a extrañar y a valorar su sonido originario: joropo y gaitas. Entre aquella mixtura empezó a unir sonidos y diseñó el latin ska como estilo musical y a King Changó como banda con su rica fusión de ska, reggae, salsa y cumbia.

“En cierta forma hay algo que el venezolano no entiende por estar aquí en Venezuela. Cuando no sales del país no te das cuenta de la belleza de nuestra música folclórica. Creo que por extrañar nuestra cultura viene la idea de hacer King Changó, una banda que al mismo tiempo representara esas dos raíces en las que yo estaba metido, no como músico sino como diseñador. Termino usando un concepto al que llamamos latin ska y de ahí viene King Changó”, relató en aquella oportunidad. 

En 1996, King Changó lanzó su primer disco de nombre homónimo firmado por David Byrne y en el 2000 sacaron El Regreso del Santo, el último trabajo discográfico. Aunque no fue de producción musical prolífera, la banda luce en su haber clásicos como Brujería, Sin Ti, El Santo y Confesión.

En su repertorio, King Changó también tiene colaboraciones importantes como en el tema Whoever You Are (Quien quieras que seas) junto a Geggy Tah para el compilado Silencio = Muerte: Red Hot + Latin (1997); la versión del tema de Sting, Englishman in New York, rebautizada y convertida en un clásico llamado Venezuelan in New York, incluida en el compilado Outlandos D’Americas – A Rock En Español Tribute To The Police; la canción Cumbia sobre el río (junto a Pato Machete, vocalista de Control Machete), para el compilado Barrio Bravo: Vallenato, Cumbia, Norteño, Ska, Reggae, Rap, Hip-Hop, R&B (2001),

De los 90 de Blanquito Man y su King Changó aterrizamos a este 2017 en el que falleció, el pasado 16 de noviembre, tras luchar por tres años contra un cáncer de colon. Sin embargo, después de toda su mística creencia en la música lo hizo un chamán de su propio sonido.

“Entre todas las mala y buenas experiencias quería aprovechar esta oportunidad para agradecer a toda mi familia y todas las personas que están compartiendo este viaje conmigo, los amo con todo mi corazón. Gracias a Dios y a todos ustedes por su ayuda y amor compartido por mi situación, aquí sigo. LA LUCHA CONTINUA con mi batalla de sacar este Cancer Pa’ Fuera!”, fue el último mensaje que dejó en su cuenta de Instagram @blanquitomanoficial.

Publicar un comentario

0 Comentarios