Reggae vintage


Por Nahuel Messina / @nahmessina

Vintage es un término que, a pesar de ser tan usado hoy en día, se olvidó su verdadero origen. En verdad se trata de una palabra derivada del vocablo francés vendage, que era la expresión que utilizaban las viejas bodegas para nombrar sus mejores cosechas. Es decir, vintage eran aquellos vinos que se dejaban añejar para que el paso de los años les diera un sabor más intenso. Por supuesto, el significado de este concepto se extendió también a todo tipo de productos culturales; desde los relacionados al diseño y la moda, hasta las artes, incluyendo, claro está, la música. 

Si bien la estética vintage fue ganándose un lugar cada vez más grande en el mercado, los artistas que se inclinan por ella a veces suelen chocarse con dos tipos de críticas: o se los acusa de transitar un camino pisado ante la falta de creatividad, o de hacerlo para aliviar la nostalgia del “todo tiempo pasado fue mejor”. Hay una parte de verdad en esto. Sin embargo, ninguna de estas cuestiones quita la posibilidad de generar el efecto contrario: inventar algo nuevo a partir de lo ya hecho. Todo depende del punto de vista de la propuesta y su capacidad de transformar. Más a su favor, es interesante pensar este “rescate temporal” como una forma de tributo a los músicos olvidados, tan desdibujados a la distancia pero tan significativos en su momento. 

Al igual que los vinos franceses de la antigüedad, hay cantantes, himnos y gags que habiendo marcado a fuego una época, lamentablemente no lograron trascender por sí mismos la bodega del tiempo. Es hasta que, luego de varias décadas, una generación curiosa los desempolva para interpretarlos con la frescura de hoy y el gusto del ayer. Pasado y presente entran en contacto espacial, temporal y cultural. Así es como en los últimos años Argentina se convirtió en cuna de varias bandas que emprendieron un viaje a los sesentas y setentas de la Jamaica independiente y de la Inglaterra “rudeboy”, para captar un poco de esa aura. Con el simple fin de disfrutar de una buena cosecha, compartimos un breve decálogo con algunos de los grupos que enriquecen este movimiento: 

Yataians 

Es tal vez una de las propuestas más novedosas que apareció en estos últimos años y que cuenta con una formación joven que se para justo en el límite de las fundiciones estilísticas: cuando el rocksteady empezaba a transformarse en roots y el rub a dub a tornarse electrónico. Bajo la dirección de Ivi Lee, el dub master de Nairobi, llegaron a grabar “O Tulop”, su primera experiencia de estudio, como lo hacían los viejos sellos jamaiquinos: con la banda tocando junta en vivo. En la actualidad continúan presentando “Revelation”, su segundo álbum, que fue lanzado a principios del 2015.

Leé la nota completa entrando acá.

Publicar un comentario

0 Comentarios