Dub en el pantano


Por Emi Graffignano / @graffignano

“En el oeste está el agite”. Esa fue la frase que inmortalizó el gran Ricardo Mollo en El 38, y parece que la premisa se aplica a cualquier género que nazca por aquellos lares. Cuenta la historia que al occidente de Gran Buenos Aires hay un pantano, profundo, oscuro, pero que cuenta con una particularidad. Esta ciénaga no está repleta de lodazales, aguas turbias, hiedras venenosas, humos tóxicos ni alimañas. Más bien los pies se te sumergen en unos bajos poderosísimos que te dejan inmóvil, el eco y el reverb es lo que se respira en el ambiente, se escuchan vientos metálicos de fondo y cuando menos lo esperás te encontrás sumergido en un groove muy profundo. “Hipnótico pero letal”, dicen aquellos que se animaron a aventurarse en aquel pantano. Además dicen las leyendas locales que estas tierras son dominadas por un monstruo. Los lugareños le dicen La Cosa. No hay muchas certezas sobre él, por eso Cool Ruler se adentró a investigar el caso charlando con tres testigos de aquel extraño suceso: Pocho, Emi y Seba

¿Por qué La Cosa del Pantano? 

Pocho: Bueno, La Cosa del Pantano viene porque la banda surgió en los estudios El Monstruo Verde donde todo está ambientado, como su nombre lo dice, como el Lago Ness y el monstruo del pantano. Y nos gustó esa estética y al nacer ahí decidimos adoptarlo. 

Tienen un sonido bastante “tétrico”, sombrío, que van bien de la mano con la estética de la banda y es propio del dub. ¿Cómo definen ustedes, en sus palabras, el sonido de LCDP? 

P: No sé si tétrico. 
Emi: El dub tiene cierta oscuridad, pero nosotros lo hacemos con un poco de funk, no son todos “tristes” los temas. El sonido es grave, con el bajo, el ambiente, bases pesadas en cuanto a tempo. 
P: Es la pesadez del Groove, el efecto de fumar marihuana y estar ahí colgado y viajar con la música ¿no?

Leé la nota completa y gratis haciendo click acá.


Publicar un comentario

0 Comentarios