Promesa del reggae francés


Por Emi Graffignano / @egraffignano

El reggae te atrapa y te atrapa fuerte. Y lo hace, casi siempre, a temprana edad. Esta regla parece no distinguir de fronteras para aplicarse y desarrollarse, porque como Junior Roy (o J-Roy, para los amigos) “el reggae es internacional”. Nacido hace 18 años en París, este joven rasta conoce los places del reggae music desde la panza de su madre, una conocida selekta de las tierras galas, y ya de niño, guiado por su padre, el singjay Colonel Maxwell, pudo desarrollar su talento. Con un estilo de voz de la escuela de Black Uhuru (a lo Don Carlos, o años después Michael Rose), J-Roy pisa fuerte nada menos que en Francia, uno de los escenarios más importantes del reggae mundial. 

¿Cuál es tu historia con el reggae? 

Mi familia es realmente muy grande, hermano. Mi padre un rasta y mi madre es selektah, por eso comencé a escuchar reggae prácticamente desde que nací. Después, cuando tenía tres años de edad fuimos a Jamaica por un largo tiempo y, tu sabes, conocí el reggae más aún. Es mi pasión, mi meditación, decisión e inspiración. Comencé a cantar cuando tenía cuatro años. Conocía todos los temas de Marley y sus coros, y por ello comencé a ir para el Roots, el Rub-a-dub, el estilo viejo, porque mi padre, Colonel Maxwell, es cantante y deejay desde hace mucho tiempo. Es mi maestro. Cuando tenía seis años hice mi primer tema pero ya interpretaba canciones de otros artistas que fueron mi inspiración todo el tiempo. Yo canto siempre. Escribo siempre. Esa es mi vida. Jah know.

Leé la nota completa en nuestra edición #13.


Publicar un comentario

0 Comentarios