Los Fusionadores



Por Mauri Caminos / @mauric88

De repente, un ruido interrumpe las palabras de Pájaro y lo obliga a reparar en Nacho, que está sentado en diagonal suyo. Lo mira espantado y le exclama: “Eeeehhh, ¡No te cagues!”. Los dos rompen en carcajadas y atrás los imita Cucú, que se tira sobre el sillón con su risa finita e infantil y completa el coro de risotadas. Los tres muchachos treintañeros, con sus brazos tatuados de colores, su ropa de las tres rayitas y sus gorras skaters se ríen hasta el cansancio, pero volverán a repetir el chiste del pedo falso -que Nacho provocó sin querer cuando se movió en su silla negra- una, dos e incansables veces durante la noche.
Pájaro (Sergio Robaina, voz), Nacho (Ignacio Sar, primera guitarra) y Cucú (Leandro Pariani, guitarra rítmica y acústica) se ríen en el living de un departamento enclavado en un opulento barrio porteño. Entre pilas de discos, libros, instrumentos y amplificadores, botellas de variados alcoholes, cigarrillos y objetos de todo tipo, las cabezas de la criatura musical llamada Holy Piby abren las puertas de una banda que nació hace una década, dio a luz tres discos de manera independiente (Hot Neighborhood en 2004, Is Coming en 2007 y Sólo Imaginación en 2011), suena en inglés, rodó por todos lados y tocó junto a históricos como The Wailers, The Skatalites, Steel Pulse, Alpha Blondy y Gregory Isaacs, sólo por decir algunos.

Leé la nota completa haciendo click acá

Publicar un comentario

0 Comentarios