Reggae desde el patio de casa



Por Mauri Caminos

En el fondo de una casa del barrio cordobés de San Martín, en un patio adornado con una pileta pelopincho, piso de pasto y tierra, un asador, una mesa de madera con bancos a tono, paredes con ladrillos cascarados y un perro atado a un árbol que corea con ladridos, se respira y suena reggae.
Allí mismo está congregada, en un urgente pero no improvisado set acústico, la casi tercera parte de Demasiado Revueltos, banda pionera de la música jamaiquina en la ciudad del cuarteto. Dos guitarras, un bajo y la voz principal llenan de roots una tarde del caluroso verano del nuevo año 14.
“Chicos, dice el vecino si pueden bajar el volumen un poco…”, los interrumpe la dueña de casa, luego de que los muchachos tocaran su sexto tema. Entonces, su pareja –y también dueño de casa–, Jorge "Pollo" Tfangche, da por finalizada la sesión de zapeo y da pie a esta entrevista con Cool Ruler.
“Si hubiéramos estado tocando cuarteto estaría todo bien. Yo sé que no es una falta de respeto el volumen, es otra cosa”, dirá luego el Pollo, en frío y serio análisis sobre la cultura cordobesa, el reggae en tierra mediterránea y la sobrevivencia de la banda que encabeza desde hace dos décadas.
Revueltos nació como homenaje a un tema de Todos Tus Muertos -leyenda argentina de la mistura entre rock, punk y reggae que alguna vez le puso voz el hoy solista Fidel Nadal- en un ataque de fiebre de Pollo.

¿Querés leer más? Mirá nuestra la nota y toda la revista acá.