Reggae y Socialismo


Por Nahuel Messina / @nahmessina

La política parece lejana, pero en verdad es aquello que circula en los espacios más cotidianos de nuestra vida. Ella no se reduce a la “rat race” protagonizada por candidatos hambrientos de poder, ni en ese sobre que cada tanto metemos en una urna para darle vida a la democracia. Ser político no se termina en militar para un partido, ni en subir posteos en las redes sociales. De una manera más profunda y limitada, ser “político” es ser dirigente con uno mismo, adoptar un rol, tomar decisiones, defender una parte, ser fiel a los valores propios y pensar estratégicamente. Hay veces que nos toca tomar posición ante un escenario que representa en mucho o poco nuestras ideas, como nos pasó a unos cuantos argentinos en las elecciones del último mes; y hay otras en las que solo se trata de ser lo más coherente posible con nuestras convicciones, en lo más básico del día a día, como por ejemplo el consumo. 


En el caso del reggae, es posible distinguir una fuerte voluntad política empujando desde sus estrofas. Desde este género toman fuerzas un batallón de temas recurrentes que formulan una crítica global. Las injusticias sociales, la opresión económica, el consumismo, el colonialismo y la lucha por las libertades, son algunas de ellas. Sé que la palabra “política” molesta. Desde hace ya algunas décadas parece más negativa que positiva, más un juego sucio de unos otros que un modo para transformar nuestra forma de vida. Eso ha llevado a más de un músico a desentenderse del asunto, como si fuera una mala palabra, cuando en verdad, al componer una canción de crítica o protesta desde ciertos valores compartidos, es asumir un rol político proyectado desde el lugar del artista. Esto no quiere decir que el reggae siempre deba cumplir esa función. Como todo arte, la música está a disposición de la voluntad, el talento y la imaginación de su autor, pudiendo mutar para expresar tantas cosas como elementos tenga una cultura. Sin embargo, es un hecho que desde su origen, el reggae se forjó en un clima sumamente político. En su música aún conserva no sólo el germen de la espiritualidad rastafari y de la resistencia afroamericana; sin decirlo directamente, tal vez haya una influencia que siga marcando a este género y se relacione con una ideología que hoy, presente pero negada, le brinde sustento.

Leé la nota completa entrando acá.

No hay comentarios:

Revista Cool Ruler - 2016 - Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.