Qué lástima

Qué lástima que todavía en Córdoba exista gente que no valora. Que lástima que existan empresarios, productores, dueños de boliches y bares que bastardean el trabajo de los músicos. Qué lástima que también existan colegas que terminan haciéndote lo mismo que estos tipos, usándote y traicionándote de la misma forma. Qué lástima que en Córdoba se sigan cerrando lugares donde las distintas disciplinas del arte se pueden expresar. Qué lástima que los empresarios no apuesten a ésto. Qué lástima que todavía se siga pagando en algunos sitios para poder tocar o expresarse a través del arte. Qué lástima que los músicos, dueños de bares, radios y el público en general, no sepan que existe la Ley Nacional de la Música. Qué lástima que tampoco se respete. Qué lástima que los distintos actores relacionados con la música no apoyen la difusión de esta ley, pero sobre todo, ponerla en práctica y hacerla valer. Qué lástima que en Córdoba el monstruo empresarial y económico del cuarteto se lleve todo. Qué lástima que los empresarios no apuesten a otros géneros. Qué lástima que los mismos músicos no apoyen a los medios de difusión masiva, como radios, canales de tv o revistas. Qué lástima que los medios de difusión, como radios, canales de tv o revistas, no apoyen a los músicos. Qué lástima que en Córdoba el reggae no sea negocio. Qué lástima que este género tenga tantos obstáculos para poder crecer y poder difundirse. Qué lástima que exista gente nociva para este género. Qué lástima que Dread Mar-I venda humo enarbolando la bandera de la libertad musical de este género haciéndome creer que una alianza con tipos de ultraderecha es beneficiosa para el reggae. Qué lástima que no se dé cuenta que en Buenos Aires estos tipos cerraron miles de Centros Culturales. Qué lástima que en Córdoba sea sólo un puñado muy chico de gente la encargada de difundir este género, poniendo todo de sí, apostando, ayudando, creando, sin recibir un solo peso. Qué lástima que los músicos no valoremos esto. Qué lástima que el público en Córdoba no apoye la movida local pero si la que proviene de Buenos Aires. Qué lástima que haya sido una moda. Qué lástima que los empresarios y los dueños de la noche se sigan aprovechando de los artistas independientes, bastardeando la profesión y menospreciando el trabajo. Qué lástima que los artistas nos dejemos basurear, maltratar y bastardear por esta clase de personas. Qué lástima que mientras siga la falta de unión y consenso entre los músicos y bandas, estos empresarios, dueños y productores se vayan a seguir aprovechando. Qué lástima que sea una utopía lograr la unión de que si ningún músico trabaja para ellos, ni un solo fin de semana, vean como realmente su negocio tiene pérdida. Qué lástima que en Córdoba exista una ley que indica que por cada artista nacional o internacional que toque debe presentase también un artista local. Qué lástima que a este artista local no le paguen ni le den las mínimas condiciones básicas de comodidad o respeto. Qué lástima que los productores se queden con ese vuelto que le corresponde al artista. Qué lástima que mientras siga faltando unión, respeto, generosidad, camaradería y buenas intenciones en Córdoba difícilmente cambie la realidad para aquellos artistas que quieran expresarse. Qué lástima...

No hay comentarios:

Revista Cool Ruler - 2016 - Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.