Buenos muchachos


Por Daniel Ceballos / @Quemandoelmarte

Imaginate a tu máximo ídolo, hagas lo que hagas. Ahora imaginate que tenés la posibilidad de laburar codo a codo con esa persona. Los muchachos (y muchacha) de la Criminal cumplieron parte de ese sueño. En épocas donde el éxito se mide por cuanta guita ganaste o cuantas reproducciones en YouTube obtuviste, hay otras aspiraciones que suelen ser más sanas y traducen el esfuerzo en un resultado que termina siendo el reconocimiento de parte de la gente que en verdad importa. La Criminal nació y surgió desde la emoción de ver en vivo a los Dancing Mood y, con el correr del tiempo, el escenario los cruzó en más de una oportunidad, inclusive hasta generando un vínculo que no hay dinero ni discos vendidos que lo compare. La premisa fue armar una big band, siempre reducida a un grupo de amigos, pero de amigos posta, con el fin de convertir al Ska grandes clásicos desde los ‘90 para atrás. Renegando un poco del estigma de pertenecer al mundo del reggae de Córdoba, se hacen cargo de los orígenes y se plantean hacer música que te haga mover las patas como en los salones de baile de antaño. 

Para contextualizar, ¿cómo arrancaron la banda? 

Tito: La banda arrancó hace como 5 años. Estábamos trabajando en el Cosquín Rock, vendiendo cerveza básicamente, y esa noche tocaba Dancing Mood, y dijimos “deberíamos hacer una banda como los Dancing Mood, una bid band, hacer temas instrumentales con muchos vientos”, y ahí empezó todo. Nos juntamos después del Cosquín y le dimos para adelante. Empezamos a juntar gente, siempre dentro de nuestro grupo de amigos y que quedara entre amigos. Cada uno tenía otras bandas, y empezamos con dos trombones, una bata y una guitarra. 

Lo bueno es que ya tenían un norte o un objetivo a seguir, que era Dancing Mood. 

T: Si, teníamos a los Dancing Mood, pero varios teníamos otras bandas en el tintero, como los Skatalites, los Slakers, y empezó bien tranqui, con ensayos chiquitos. Los primeros temas que tocamos eran temas nuestros, algo totalmente propio. Empezó solo instrumental, hasta que dijimos de buscar una voz para poder tener un repertorio más amplio entre temas instrumentales y vocales, ahí empezó la búsqueda de una vocalista. Gabi propuso a Fabi, que la conocía de Pétalos. 

Fabi: Nosotros nos conocíamos de Pétalos, que íbamos ahí todos los fines de semana. Gabi me escribió por Messenger y me dijo “¿te pinta sumarte a una banda para cantar?"

Leé la nota completa entrando acá.

1 comentario:

Simon dijo...

esta mafia tiene altas magias

Revista Cool Ruler - 2016 - Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.