¿Por qué nos gusta tanto el reggae?

El título de esta editorial creo refleja una retórica que todos nos hemos hecho en algún momento de meditación musical, quizás echados fumando un churro, ensayando con tu banda o viajando en bondi con los auriculares al palo para escapar de tanto barullo dañino de la ciudad.
Lo cierto es que las cartas están sobre la mesa y uno se pregunta qué tiene de atractivo este género que tanto nos enamora. Pues, no es mi deber transformarme en un erudito, ni mucho menos pretender dar una explicación técnica a esta pregunta, ya que se trata de música, y la música vibra distinto en cada persona. Pero en tanto años metido en el ámbito del reggae, uno habla con mucha gente y saca algunas que otras conclusiones. De todas formas prefiero guiarme por mi instinto: el reggae es ritmo cardíaco. Tiene un vibrar muy similar al latido del corazón, y eso al ser humano lo atrae, lo hace sentir en una zona de confort, lo baja, lo amolda, agrada. Aunque se haya popularizado y hay mucha gente que lo consume como género favorito, el reggae no llega a ser un estilo mainstream, y se sigue escuchando como “un tema copado que agregué a mi lista de reproducción del celular”. Pero ahí está, lo vemos, está presente. Entre otros estilos, el reggae se hace su lugar. Música distinta. Música con mensaje. Música del corazón. Este número está dedicado al reggae, motivo y vida de Cool Ruler.

Revista Cool Ruler - 2016 - Todos los derechos reservados. Con la tecnología de Blogger.